Los ayuntamientos de las localidades segovianas de Espirdo y Abades decretaron un día de luto oficial por el homicidio de Rosa María de Andrés, de 47 años, cuyo cuerpo apareció sin vida en un paraje de la localidad de Lastras del Pozo un mes después de su desaparición.

Desde la medianoche del día 12 hasta la del día 13 de diciembre, las banderas de las casas consistoriales ondearán a media asta y se suspenderán los actos oficiales correspondientes a los días.

La alcaldesa de la villa de Abades, donde nació la Rosa María de Andrés, trasladó sus muestras de condolencias de parte de todos los vecinos a la familia de la fallecida. De la misma manera lo hicieron desde el consistorio de Espirdo, núcleo al que pertenece la localidad de La Higuera, donde residía la mujer.