Para los populares, la celebración de la Semana Europea de la Movilidad ofrece una buena ocasión para hacer una valoración de las políticas de movilidad que ha tratado de implantar Pedro Arahuetes y tratar de hacer aportaciones de mejora.

Así lo afirmaba Beatriz Escudero: «Creo que a estas alturas se puede afirmar Pedro Arahuetes ha fracasado en lo que ha movilidad se refiere. La implantación del nuevo sistema de autobuses hace siete años, el aparcamiento de Padre Claret, con sus retrasos y daños colaterales, y la generalización del aparcamiento de pago se cuentan entre las aportaciones de sus mandatos».

Los populares catalogan así sus críticas:

– No se ha resuelto el tráfico en el entorno de José Zorrilla, que sigue generando tráficos parásitos en las calles del entorno.

– No se han resuelto satisfactoriamente las conexiones de transporte público con la Estación del AVE.

– El Equipo de Gobierno ha admitido el fracaso de los bolardos inteligentes sin que haya presentado alternativas.

– La línea 9 de autobuses ha permanecido 4 meses sin servicio y el minibús eléctrico continúa siendo cualquier cosa menos un éxito a pesar de su gran coste y de que sigue circulando por una zona peatonal.

– La Estación de Autobuses sigue sin resolverse de manera definitiva.

– El servicio de alquiler de bicicletas no arraiga, a pesar de que en 2009 cada vez que una fue alquilada los segovianos tuvimos que pagar alrededor de 25 euros del erario público.

– Los retrasos en la firma de un convenio y otros problemas han provocado el cierre de uno de los pocos aparcamientos gratuitos en la ciudad, el de Coronel Resach.

– El Plan de Movilidad Urbana Sostenible, el enésimo en esta ciudad, sigue estando a años luz de aplicarse a pesar su enorme coste y algunas de sus propuestas son contradictorias con la planificación urbanística.

– Las rotondas que iban a ser mejoradas siguen igual.

– Los accesos a la Estación del AVE siguen generando problemas de tráfico en horas punta.

Además, según el PP, el centro urbano de Segovia sufre importantes problemas de congestión, debido a la propia morfología urbana, con calles estrechas y sinuosas y tipologías edificatorias que no permiten la existencia de aparcamientos privados para los residentes, junto al déficit de plazas de estacionamiento en rotación para dar servicio al flujo de tráfico que soporta.

«El trazado urbano de Segovia, condicionado por sus limitaciones físicas, está poblado de calles estrechas en el centro urbano que limitan las condiciones de accesibilidad. El estacionamiento de vehículos y la sobreutilización de determinados viales para buscar plazas libres ha producido un tipo de tráfico parásito en busca de aparcamiento en los alrededores de las plazas del centro y en el resto de ejes comerciales que genera problemas de circulación de vehículos y de peatones, además de contaminación acústica y medioambiental, a lo que se añaden la insuficiente dimensión de las aceras, dificultando enormemente la accesibilidad peatonal en gran parte de la ciudad».

Considera que la señalización urbana es deficiente, no tanto la de carácter turístico, en cuanto al número de instalaciones, como a su imagen estética y estado de conservación, muy deteriorada en lugares representativos de la ciudad. «La señalización horizontal sobre la calzada es poco visible debido al gran tráfico rodado que soportan algunas avenidas como Vía Roma».

Además, Beatriz Escudero defiende desde el punto de vista méramente económico, que es negativo para el comercio de Segovia que la ciudad no circule como debería: la imposibilidad de llegar a una zona comercial, sumada a la dificultad de encontrar aparcamiento en cualquier sitio, aleja a los potenciales compradores de los comercios de nuestra ciudad. «Este es el problema que Pedro Arahuetes no ha sabido resolver en ocho años al frente del Ayuntamiento. Y que, en ocasiones que todos ustedes conocen, podríamos incluso decir que empeora. El Aparcamiento del Salón, un infraestructura necesaria para que le ofrecimos nuestro apoyo en el primer Pleno de este mandato, sigue sin arrancar, y, desde luego no estará dentro de 6 meses como prometió Pedro Arahuetes», afirma Escudero.

 

Aparcamientos disuasorios gratuitos.

La propuesta de Escudero es concreta: «No hablo de zonas de estacionamiento no reguladas en tierras o descampados, sino a playas de aparcamiento, con plazas señalizadas y urbanizadas modesta pero decentemente».

La finalidad de los estacionamientos de disuasión es alentar a los conductores a aparcar su vehículo privado y acceder al centro de la ciudad, a la Estación del AVE, o la ubicación del servicio que precisen a pie, en bicicleta o mediante el trasbordo en transporte público.

La líder del PP municipal lo explica así: «Esta infraestructura, barata, soluciona los tráficos parásitos, o lo que es lo mismo ,los de esos miles de vehículos que van cada día de una calle a otra buscando aparcamiento, fomenta el uso del transporte público, elimina vehículos de las calles evitando ruidos, consumo de combustible y atascos, y ofrece la tranquilidad del aparcamiento a aquellos compradores potenciales que confían en el comercio de nuestra ciudad. En lugar de por otras iniciativas más vistosas, más visuales para las fotos, Pedro Arahuetes podría haber empezado por esto, que es sencillo, barato y útil para los ciudadanos. Pero parece que sus prioridades son otras».

 

El modelo de Pamplona

Beatriz Escudero ha querido poner un ejemplo de una ciudad con características y problemas urbanísticos similares a la nuestra en su centro: Pamplona.  Pamplona tiene 33 aparcamientos disuasorios, solares situados en distintos barrios, y habilitados con el fin de descongestionar el tráfico en el centro urbano y facilitar a los residentes en la zona estacionamiento cerca de sus viviendas. Suman 7.861 plazas, todas gratuitas, y la ocupación es del 100% en los más cercanos al centro.

Estos aparcamientos disuasorios existen desde hace años, pero aumentaron con la entrada en funcionamiento de la zona azul (actualmente con más de 6.000 estacionamientos restringidos y de pago), En 1999 había cinco y sumaban 1.820 plazas.

Es decir, en 10 años se han multiplicado por cinco, ofreciendo alternativas a los ciudadanos y solucionando el problema. Para ello, el área de Tráfico del Ayuntamiento de Pamplona trabaja en contacto directo con la de Urbanismo para buscar solares provisionales o definitivos en los que implantar estos aparcamientos disuasorios gratuitos. «En el Ayuntamiento de Segovia, parece que no ha habido posibilidad de coordinar este tipo de acciones a pesar de que durante años el Concejal ha sido el mismo.   Nosotros no pedimos 33 aparcamientos disuasorios ni 8.000 plazas de aparcamiento. Pero creemos que sería bueno para la ciudad empezar implantando dos que tuvieran en torno a las 400 plazas en total.  El Ayuntamiento debiera estudiar su ejecución en la confluencia de las vías con mayor afluencia de entrada de la ciudad: Entre la carretera de La Granja y la carretera de Madrid y la carretera de Ávila y junto a paradas de las líneas de autobús urbano. Estos aparcamientos deberán estar conectados con la red de transporte público que conecta los principales puntos neurálgicos de la ciudad así como con la estación de tren de alta velocidad, lo que permitirá solucionar en parte, la falta de previsión en el diseño del aparcamiento de la estación. Lo mismo se puede decir del Hospital», concluye Escudero.