Un gran trébol de cuatro hojas formado a los pies del Acueducto por más de 2.500 mujeres vestidas con camiseta de color verde trasladó hoy un mensaje de optimismo a la sociedad ante la crisis. Junto a otras participantes que se unieron espontáneamente y como colofón a la 6ª Marcha de Mujeres organizada con motivo del Día de la Madre, la Asociación Amig@s Segovia quiso promover “la energía positiva para que se expanda” ante la complicada situación por las que atraviesa el país.

Extremando aún más si cabe el trabajo de organización y siendo sensible a estas dificultades, la organización no recurrió este año al respaldo económico institucional conscientes de que no son los mejores momentos para echar mano de las arcas públicas. No obstante, el apoyo privado y de la sociedad segoviana volvió a lucirse en una mañana en la que la temperatura registró cerca de 18 grados de temperatura al comienzo de la cita como “18 soles”.

Precisamente fue este el lema del recorrido para homenajear a los jóvenes que cumplen la mayoría de edad como futuro de la sociedad. Así lo señaló en declaraciones recogidas por la agencia Ical una de las organizadoras de la caminata, María José Esteban quien recordó en todo momento el ambiente festivo de la jornada a la que no quisieron faltar, en representación del Ayuntamiento de Segovia, las concejalas de Medio Ambiente y Participación Ciudadana, Paloma Maroto y Blanca Valverde, así como las ediles ‘populares’ Azucena Suárez o Mercedes Sanz de Andrés.

Fue el alcalde de la capital, Pedro Arahuetes el encargado de dar el pistoletazo inicial a las 11:00 horas. Ante la linea de salida ubicada en la Plaza Mayor, a los pies de la Catedral de Segovia, Arahuetes subrayó el poder de convocatoria “por una buena causa” en una fecha que ya se ha instaurado como referencia en el calendario de eventos segovianos. Tras el estruendo del cohete que marcó la salida, la marea verde de mujeres comenzó el recorrido que finalmente no vario su marcha como al principio se previó debido a las obras del Área de Rehabilitación de Centro Histórico en el barrio de las Canonjías.

Con el apoyo incondicional de la Policía Local, cuya colaboración quiso destacar Esteban junto a la de los 55 hombres voluntarios, la marcha atravesó en poco más de una hora los 5 kilómetros que comprendía el recorrido hasta llegar a la Avenida Fernández Ladreda para encarar la recta final. Alrededor de las 12:20 horas, la marea femenina atravesó “haciendo la ola” la meta entre caras de satisfacción, alegría, abrazos y en muchos casos, emoción contenida. Madres, hijas, tias e incluso abuelas no quisieron perderse la cita.

A los pies del Acueducto romano el sabor de 126 kilos de jamón esperaba a las féminas gracias a la colaboración de Hacienda Vargas y a los 19 cortadores de jamón de la Asociación de Cocineros de Segovia al que incluso se sumó un cortador abulense desde las 9 de la mañana. Además, las participantes recibieron una flor hecha con tela y productos alimenticios que las participantes podrán donar al Banco de Alimentos de Segovia. Junto a esta entidad, la marcha dedicará sus ganancias a la Coordinadora de Minusválidos de Segovia.

La formación del gran trébol verde y la tradicional fotografía aérea dio por terminado por un año más la cita que en anteriores ocasiones dedicó su “dibujo humano” a causas como la Candidatura a la Capitalidad Europea de la Cultura, Segovia 2016 o la candidatura olímpica Madrid 2020. Las promotoras de la iniciativa, María José Esteban y Josefina Pérez, comenzarán a preparar la siguiente marcha “desde mañana mismo” porque a su juicio, la iniciativa debe continuar como acto principal del Día de la Madre en Segovia. Para ello y pensando en posibles mejoras y novedades, ambas realizaron el recorrido desde el centro de la marcha para percibir posibles fallos y mejorarlos de cara a la celebración del 2014.