El presidente de la Fundación del Patrimonio Histórico, Rafael Encinas, recogió hoy de manos de la reina Sofía uno de los premios de Patrimonio Cultural Europeo Europa Nostra 2011 en reconocimiento a los 15 años de trayectoria y trabajo de la entidad, integrada por las cajas de Castilla y León y la Junta, en favor de la conservación del legado cultural de la Comunidad. Europa Nostra, asociación dedicada de forma específica al Patrimonio Histórico, concedió a la institución una mención especial en la Categoría de Dedicación a la Conservación del Patrimonio entre 140 candidaturas de 30 países diferentes. Encinas destacó que el premio “es una gran reconocimiento a la labor que desarrolla la fundación desde hace ya más de 15 años”

Asimismo, Ene.térmica, la primera instalación que Ene.Museo Nacional de la Energía ha abierto al público en Ponferrada (León), fue distinguida, por su parte, con la Medalla en la categoría de Conservación de los galardones concedidos a España por su “valiosa aportación” para la explicación de cómo se produce electricidad a partir del carbón. Según el jurado, este proyecto “ha logrado esa meta educacional mediante la conservación y rehabilitación de los elegantes edificios funcionales de la central y de sus equipos tal y como se quedaron en 1971”. En especial, valoró “el respeto” mostrado hacia ese patrimonio, permitiendo que el lugar conserve “su ambiente especial” y ofreciendo, a la vez, una apreciación más amplia de las condiciones sociales y laborales generadas en su medio. El director de Ene.Museo Nacional de la Energía, Alfonso Peres, fue el encargado de recibir el reconocimiento

Encinas resaltó hoy, en el Palacio del Pardo, donde tuvo lugar el acto, la sólida trayectoria de la fundación en “restauración, investigación, formación y difusión del patrimonio histórico-cultural de la Comunidad, con más de 700 actividades, 200 de ellas específicas de restauración y puesta en valor del patrimonio, generando riqueza y empleo”. Unos resultados de los que tanto las cajas como la Junta, apuntó, se pueden sentir “muy orgullosos”

Ahora bien, el presidente reconoció que el delicado momento que atraviesan las cajas de ahorro de todo el país, inmersas en “un proceso de identidad y reestructuración”, va a hacer “muy difícil que en los próximos años se puedan seguir aportando fondos para la restauración del patrimonio”. Según dijo, la fundación, gracias a la “buena gestión” realizada hasta el momento, tiene suficiente dotación económica y proyectos para mantenerse durante los próximos tres años. A partir de ahora, añadió Encinas, “el camino debe pasar por buscar nuevas vías de financiación”, buscando la cofinanciación de otras instituciones o empresas privadas, una línea de trabajo que ya se ha plasmado en algunos proyectos concretos.

El presidente reconoció la labor de los trabajadores de la fundación a lo largo de estos quince años y a ellos quiso dedicar el galardón, que reconoce “la extensa labor de conservación y restauración realizada en la Comunidad de Castilla y León”.

No es la primera vez que Europa Nostra premia la labor de la entidad. En anteriores ediciones, la asociación europea reconoció la intervención en el coro de la iglesia de San Nicolás de Bari de Madrigal de las Altas Torres, Ávila; la recuperación de la colección de pintura florentina del Monasterio de las Descalzas Reales de Valladolid y la restauración del cenotafio de San Vicente de la basílica de los Santos Mártires de Ávila. Además, la fundación logró sendos premios por el acondicionamiento y musealización de la villa romana de La Olmeda, Palencia, y de las Aceñas de Olivares, Zamora.

La Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León se constituyó en 1997 por Caja España, Caja Duero, Caja de Burgos, Cajacírculo, Caja Segovia, Caja de Ávila y la Junta de Castilla y León. El carácter social de la institución y su faceta de entidad generadora de riqueza y de empleo se ponen de manifiesto en la creación de 504 puestos de trabajo a jornada completa de 2008 a 2011, según informa la fundación. Además, cuenta con el apoyo de una amplia base social a través de los cerca de 3.000 titulares de la Tarjeta de Amigos del Patrimonio y las 265 entidades colaboradoras que ofrecen su respaldo a esta iniciativa.

 

Accésit a la señalización de Sayago

En ese mismo acto se entregaron también los Premios Hispania Nostra, convocados de forma conjunta por la asociación Hispania Nostra y por la Fundación Banco Santander con el objetivo de difundir las buenas prácticas realizadas en el ámbito del patrimonio cultural español por personas físicas o jurídicas que hayan contribuido a su conservación y enriquecimiento, constituyendo su obra un aporte al desarrollo cultural, social o económico del país.

De periodicidad bienal, constan de tres categorías y en esta ocasión el jurado decidió otorgar además un accésit a la señalización del paisaje agrario de la comarca zamorana de Sayago, una de las más despobladas de España, además de reconocer la documentación que se recogió al respecto, la arquitectura asociada a la gestión comunal agropecuaria, los núcleos de población y sus edificaciones vernáculas, así como el antiguo trazado de vías pecuarias en tanto que elementos constitutivos del paisaje entendido como patrimonio territorial.