Cada vez que llega la nieve y el hielo y tenemos que coger el coche surge la necesidad de llevar cadenas en nuestro vehículo, y lo más importante saber colocarlas.

¿Quien no ha tenido que parar y pedir ayuda a un alma caritativa para poder proseguir el viaje?

Para evitar estas situaciones y facilitarnos la compra del mejor sistema para andar por la nieve, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha lanzado un vídeo explicativo con los principales tipos de cadenas o sistemas de agarre en nieve, así como la forma de utilizarlos.

En este documento se muestran gráficamente los pasos para colocar las clásicas cadenas de metal, cuyo precio oscila desde los 25 a los 170 euros, para lo que se hace preciso la extensión en el suelo, pasando por detrás del neumático el cable flexible, tras lo cuál se unen los extremos y se cubre el neumático con la malla de cadenas.

Mientras, las cadenas de tela son más fáciles de colocar, pues tan sólo exigen la extensión de la tela e inclusión de la misma en el neumático, enfundando totalmente la rueda a medida que se avanza un poco con el vehículo. El precio de este sistema oscila entre los 50 y 80 euros, aunque no son tan duraderas como las cadenas de metal.

Existen sistemas más caros, como las cadenas de palas, cuyo precio está entre los 280 y 390 euros, que se acoplan mediante una pieza a la llanta, o la posibilidad de colocar neumáticos de invierno durante los meses en los que exista riesgo de nevadas, opción que nos costaría entre 250 y 600 euros.