La Plataforma Sindical de Empleados y Empleadas Púbicos, teme que la manifestación convocada para el próximo 10 de marzo pueda sufrir cierta «politización» y reprendieron a la Cumbre Social de Segovia que tomen decisiones mientras que son ellos la «auténtica representación de empleados públicos».

Tras una reunión celebrada hoy con representantes sindicales, el presidente de CSI-F, José Isern, explicó que los asistentes a la reunión, SATSE, ANPE, CESM, CEP, SAE y SUP, consideraron necesario asistir a la manifestación «pero de forma separada de la cabecera de la manifestación». Según señaló a través de un comunicado, el colectivo portará una pancarta en la que se podrá leer «En defensa de los servicios públicos y las empleadas y empleados públicos».

Así, recordó que los sindicatos integrantes de la plataforma a nivel nacional tomaron el acuerdo de que la convocatoria fuera organizada por la Plataforma Sindical de Empleados Públicos, por lo que criticaron que la Plataforma Unitaria Cumbre Social de Segovia tomen decisiones sin respetar «la legítima decisión» de la Plataforma Sindical.