En su primer un año de vida el Vivero de Empresas de la Cámara de Comercio (Vicam) ha acogido a 25 actividades empresariales. El centro, gestionado por la Cámara de Segovia y propiedad de la sociedad Vivero Cameral Segovia 21 (con participación de la Cámara, la sociedad pública Segovia 21, y Ayuntamiento de Palazuelos de Eresma) se ha convertido en una de las principales concentraciones empresariales de Segovia. “Actualmente tenemos 25 despachos ocupados y a pleno rendimiento, que suponen un total de 20 empresas nuevas aquí instaladas”, aseguran fuentes de la institución cameral. En paralelo, otra decena de proyectos están en fase o de implantación o de estudio. “A finales de año estaremos llenos y con lista de espera”, añaden las mismas fuentes.

La condición para acceder al Vicam es ser una nueva empresa, presentar un plan de negocio y, a partir de aquí, el Vicam cede despachos de entre 9 a 20 metros con precios a partir de 200 euros, en los que se incluye servicios comunes climatización, electricidad y la posibilidad de recurrir a los servicios generales del Vicam. Gestión de visitas, salas de reuniones y formación, y asesoramiento.

Lo que más valoran los inquilinos en un primer momento es la disponibilidad inmediata de muebles, internet, teléfono, con un importante ahorro económico inicial. El Vicam ofrece la posibilidad de iniciar un negocio en apenas horas. En segundo lugar, se subraya que es un entorno de trabajo de alta calidad.

Más allá de estas ventajas tangibles, Carlos Sierra, de la empresa Tassica, destaca “la atención del personal. Nos atienden muy profesionalmente y los técnicos del Vicam aportan buen asesoramiento en aspectos logísticos, del día a día de la empresa, jurídicos, fiscales”. Tassica fue la primera empresa que se implantó un 1 de marzo de 2010, en lo más duro de la crisis económica. “Había lo indispensable para empezar, era una instalación creada donde poco antes no había sino campo. Pero por las ventajas económicas que ofrece y por el medio donde está no tuve dudas de que, a pesar de la crisis, se llenaría, señala Sierra.

Actualmente, el Vicam acoge a cuatro sociedades de ingeniería, otras cuatro empresas de servicios relacionados con la construcción, una de informática, otra de telecomunicaciones, diseño, sanidad, formación, dos consultoras y tres empresas del sector de los servicios al ocio y al turismo. Especialmente esperanzador es que en un año sólo cerró una empresa, un porcentaje de supervivencia de 20 sobre 21. Las empresas han generado unos 40 puestos de trabajo directos.

Para celebrar este primer cumpleaños, el Vicam ha abierto nuevas líneas de negocio, que a diferencia del grueso de la actividad, especializado en atención a emprendedores, persiguen posicionar el espacio para cualquier tipo de empresa. La oficina virtual es “como un hotel”, para cubrir demandas de presencia coyuntural que no exijan el esfuerzo inversor de una presencia permanente.