La Galerie Pascal Polar acoge, hasta el 23 de abril, la exposición ‘L’Art du paysage’, octava muestra individual del segoviano Alberto Reguera en Bruselas. En esta ocasión, el artista exhibirá once piezas, la mayoría de gran formato, con las que da un paso más en su trayectoria, protagonizada en los últimos años por sus característicos paisajes abstractos tridimensionales.

“En la exposición anterior en Bruselas había mostrado mi comienzo en la investigación de la pintura con volumen, pero siempre dentro de formatos muy pequeños. Ahora llegan los grandes, una fase que entiendo deben ver allí, para comprender el paso siguiente”, explica Reguera a Ical.

Según recuerda, su primera exposición en la capital belga se remonta a 1987, y desde entonces ha disfrutado de “un seguimiento continuado” en aquella ciudad, que ha llegado acompañado de notable atención por parte del público y de la crítica especializada del país. Por todo ello, el segoviano confiesa que estudia “bien” qué nuevo paso de su carrera debe mostrar allí.

“Para mí es importante saber de dónde viene el momento actual de mi trabajo, y hacia dónde va. No soy un artista de grandes rupturas y no reniego de nuestra pasada y reciente historia del arte, como base para desarrollar un trabajo contemporáneo. Por eso, en esta muestra hay guiños al Romanticismo de Caspar David Friederich, o a Turner y Monet. Ésta será mi octava exposición individual en Bruselas”, detalla.

Otras influencias que le han atribuido en las piezas que exhibe desde hoy aluden al trabajo de maestros como John Constable o Gustav Courbet, que en palabras de la comisaria Joselina Cruz “pusieron de manifiesto el inicio de la ambigüedad en la interpretación del arte paisajístico”. Para ella, las últimas obras de Reguera “se instalan en el suelo de la galería y la experiencia del territorio se filtra fuera de los límites del soporte”, en paisajes que la imaginación completa en las áreas que quedaron fuera de los lienzos.

La escultura y la pintura se fusionan en piezas como ‘Solar fragments’ (2010), ‘Stratus nebulus’ (2007), ‘Maritime fragments’ (2009), ‘Foggy Skies’ (2010), ‘Nocturnal territories’ (2008) o ‘Pensamientos nocturnos’ (2009), que forman parte de la muestra.

Además, según adelanta a Ical, Reguera tiene ya cerradas sendas exposiciones individuales que tendrán lugar antes de que acabe 2011 en Francia y China, dos países donde su obra también suele ser protagonista. Así, A finales de año protagonizará otra muestra en París, y en XXX su obra viajará a Hong Kong.

 

Trayectoria consolidada

Actualmente, Alberto Reguera vive entre París y Madrid. En 1984 asistió al Seminario de Arte Contemporáneo ‘El arte en el siglo XX’, impartido en la escuela de Arte del Louvre, en París, y en 1985 se licenció en Historia Moderna por la Universidad de Valladolid. A partir de entonces fue seleccionado en varias ocasiones en los Talleres de Arte Actual del Círculo de Bellas Artes de Madrid, donde recibió enseñanzas sobre innovaciones de la técnica pictórica contemporánea.

Entre 1994 y 2001 sus trabajos se exhibieron en el Stedelijk Museum de Amsterdam, donde inspiraron algunas composiciones del músico holandés Bart Spaan. Y en 1995 recibió el premio de la Academia de Bellas Artes de París, en la especialidad de Pintura. Cuatro años después diseñó el cartel anunciador del Festival de Teatro de París, y en 2001 ganó el Premio de ‘El Ojo Crítico’ de Madrid.

Ha mostrado su trabajo en galerías españolas y en ciudades extranjeras como Sidney, Lisboa, París, Zurich, Bruselas, Hamburgo, Washington D.C., Ámsterdam, Londres, Bélgica o Utrecht, entre otras.