El Salón Mundial del Automóvil de París acogió la presentación de la versión definitiva de Renault Twizy, que se fabricará en exclusiva en Valladolid y se comercializará en Europa en el último trimestre de 2011, a una tarifa parecida a un scooter de tres ruedas. El cliente que adquiera el eléctrico, dirigido a “seducir a los urbanita activos en busca de un vehículo moderno y práctico”, adquirirá una suscripción (abono mensual) que incluirá el alquiler de la batería y los servicios asociados. Las prerreservas para la adquisición de esta “solución de movilidad urbana especialmente innovadora” se abren desde hoy a través de la web www.renault-ze.com.

El presidente de la compañía, Carlos Ghosn, destacó en la capital gala que Twizy representa un nuevo concepto de movilidad urbana y tiene unas “prestaciones muy grandes a pesar de su pequeño tamaño”.

La compañía remarcó en el marco del salón el diseño “con fuerte personalidad e innovador” y las “dimensiones ultra compactas” de Renault Twizy, un vehículo que es “más ágil que un coche” con una capacidad de aceleración en medio urbano y periurbano comparable con la de un scooter. La automovilística expresó que el pequeño eléctrico, cuya producción comenzará a partir del segundo semestre de 2011, con una previsión inicial anual de 20.000 unidades, ofrece a sus dos ocupantes en tándem una carrocería protectora, además de la estabilidad y la frenada de un vehículo de cuatro ruedas. Twizy se comercializará a finales del año que viene en Europa, en dos versiones, una con velocidad máxima de 75 kilómetros por hora, que requerirá carné, y otra que alcanzará los 45, que no lo necesitará.

El vehículo, cien por cien eléctrico y con cero emisiones en el uso, está equipado con un motor eléctrico de 4 kw (5 CV), para la versión sin carné, y de 15 kw (20 CV), para la de permiso, que ofrece un par de 57 Nm, es decir, cuatro veces más que el disponible en una scooter de tres ruedas de 125 centímetros cúbicos. “Esta prestación hace que Twizy cuente con arranques y aceleraciones enérgicos, que le permiten salir rápidamente del tráfico”.

El eléctrico urbano de la firma gala pesa sólo 450 kilogramos, de los cuales 100 corresponden a las batería de ión-litio situada debajo del asiento delantero, lo que le permite una autonomías de 100 kilómetros en ciclo normalizado. La recarga de la batería se efectúa de forma”sencilla”, dura 3,3 horas y se realiza con una cable en espiral situado debajo de una tapa ubicada en el frontal del vehículo. Gracias a un cargador integrado, el cable es además compatible con las infraestructuras de recarga de la vía pública y un adaptador permite conectar a una toma doméstica de 220V 10A de cualquier tipo.

 

Ágil

Renault entiende que Twizy es un vehículo “especialmente ágil”, lo que lo convierte en “ideal” en medio urbano. “Hiper compacto y con un radio de giro de tan solo 3,4 metros, Twizy encuentra rápida y fácilmente donde aparcar en la ciudad”. Y es que tiene una longitud de 2,32 metros y una anchura de 1,19, para una altura de 1,46 metros. “Renault Twizy es un vehículo nacido para la ciudad” y dirigido tanto a urbanitas ya motorizados como a jóvenes que buscan una “primera experiencia de conducción” sin carné.

La marca del rombo recalca que “Renault Twizy cuenta con todas las ventajas dinámicas del vehículo eléctrico: silencio del motor al funcionar, par máximo suministrando de forma inmediata y aceleración lineal”. Asimismo, expresa que este ‘citycar’, con su velocidad máxima de 75 kilómetros por hora, “se mueve igual de bien en zonas periurbana y podrá circular en los periféricos de las grades aglomeraciones dependiendo de la legislación local en vigor”.

Twizy luce una carrocería abierta, con líneas curvas y una gran superficie acristalada, con deflectores laterales que permiten a los pasajeros ir protegidos de las inclemencias meteorológicas, y con unos “abrientes” complementarios que permiten aislar mejor a los ocupantes. Además, en el salpicadero, información como la del indicador de autonomía y el económetro es “claramente legible y permite hacerse de inmediato con el vehículo”.

El volumen de los compartimentos guarda objetos responde a las necesidades de los trayectos para los que se ha creado. Así, debajo del asiento del pasajero trasero se dispone de una capacidad de 31 litros (cierre con llave), dirigido a guardar una carpeta y algo de compra y que pude pasar con una manipulación hasta los 55 litros. Asimismo, en la parte delantera, a ambos lados del volante, el conductor del Twizy dispone de un volumen de diez litros donde guardar objetos (6,5 con la posibilidad de cerrarlos con llave).

 

Seguridad

La marca del rombo resalta que Twizy es un vehículo “estable y seguro” con un nivel de seguridad superior al de una scooter. Al respecto, resalta sus cuatro frenos de disco, su carrocería más visible dentro del tráfico y su estructura deformable, que “protege a los dos ocupantes en caso de choque frontal”. Asimismo, las cuatro ruedas exteriorizadas y las barras de refuerzo lateral del chasis constituyen el dispositivo de protección lateral.

El sistema de retención consta de airbag del conductor, de un cinturón de seguridad de cuatro puntos en la parte delantera y de tres en la trasera.

 

Twizy personalizado

Los futuro clientes del Twizy podrán “reforzar el carácter único” del vehículo gracias a los revestimientos gráficos personalizados disponibles desde la comercialización. En este sentido, el Salón Mundial del Automóvil cuenta con tres Twizy personalizados por Renault Desing, ‘Dot Dot’, que remite a un universo “gráfico y elegante”, ‘Circuit’, que hace referencia a la imaginería informática enaltecida en las películas de ciencia ficción, y ‘Totem’, con colores energéticos y formas tribales. Asimismo, se presentan otras nueve realizaciones virtuales.

En total, los visitantes del expositor de Renault del Salón y de la web ww.renault-ze.com, podrán escoger entre 12 creaciones de Renault Design y votar por su ‘Twizy personalizado’ favorito. El grafismo elegido inspirará una serie limitada que se comercializará en 2011.

 

Gama eléctrica

Carlos Ghosn presentó toda la gama eléctrica de la marca y precisó que la Berlina Fluence Z.E. y la furgoneta Renault Kangoo Furgón Z.E., estarán disponibles a mediados de 2011. El primero de estos costará en España 22.000 euros sin batería, sin impuestos ni ayudas del Gobierno, y el segundo, 20.000. A estos precios se añade la suscripción de un abono mensual que incluye el alquiler de la batería, 72 euros para Kangoo Furgón (15.000 kilómetros año, 48 meses prorrogable) y 62 para el Fluence (10.000 kilómetros año, 36 meses prorrogable). Para estos vehículos se abre desde hoy la posibilidad de reserva.

Ghosn incidió en el “cambio profundo” que suponen los eléctricos en la orientación industrial de Renault y sustanció que su compañía es la primera marca que se posiciona en el mercado con una gama completa a precios de térmicos, asequibles para todos, lo que le otorga una ventaja competitiva.

El alto ejecutivo explicó también ante cientos de periodistas de todo el mundo que la marca gala está trabajando para acelerar en la medida de lo posible la implantación de la infraestructura necesaria para los nuevos y aseguró que a nivel mundial, los puntos de carga en 2012 se multiplicarán por cuatro.