Ahora mismo Pedro Arahuetes no puede sentir más emociones. “Estoy como un flan, muy nervioso y emocionado”. Sus impresiones a la salida de la presentación del proyecto de Segovia 2016 frente a un jurado formado por 15 expertos es muy positiva y así los transmitían no sólo sus palabras sino también el tono de su voz, casi eufórico. “Estamos muy cerca del sueño, lo estamos tocando”, ha dicho y por si quedaba alguna duda, ha añadido un rotundo «ha salido todo excelente». Su trabajo y el de sus compañeros Nuria Preciado y la concejala Clara Luquero no era fácil: condensar en apenas 1 hora no sólo un proyecto sólido si no el sueño y la ilusión de toda una ciudad.

El Alcalde de Segovia está convencido de que el proyecto segoviano cuenta con el interés del jurado porque han sido muchas las preguntas que han realizado al finalizar la exposición. “Incluso el presidente del jurado ha tenido que cortar el turno de preguntas lo que considero es un buen síntoma, quiere decir que se han leído el proyecto, que lo han trabajado porque las preguntas eran de calado, con mucho contenido”, explica Arahuetes. Entre los temas que más han interesado al jurado el alcalde ha destacado las preguntas que en torno a la financiación, respondidas en este caso por el presidente de Caja Segovia, Atilano Soto. “Hemos podido defender la viabilidad económica del proyecto y demostrar que tenemos también el respaldo de la financiación privado”, asegura. Otras preguntas han girado en torno a las instalaciones, a las infraestructuras necesarias, al programa… “Hemos hecho un buen papel”, asegura el alcalde de nuestra ciudad.

La impresión global de Arahuetes es muy positiva porque, según explica, la delegación segoviana ha tenido “la oportunidad de explicar que no veníamos con palabrería si no con un proyecto sólido” y ha sido “felicitada de forma expresa y concreta por este proyecto”. No se olvida el alcalde de los segovianos, que de un modo u otro han estado muy presentes en exposición: “creo que hemos conseguido que el jurado no viera sólo un buen proyecto si no que hemos demostrado que él está puesto el alma, el corazón de todos los segovianos, que es algo para lo que estamos listos y que es algo que necesitamos, necesitamos que Segovia sea Capital de la Cultura en 2016”.

El alcalde ha confesado también que durante la presentación, la emoción y la pasión por el proyecto han hecho que casi se le saltarán las lágrimas. «Nunca he estado tan nervioso en mi vida, ni siquiera a la salida de aquellos exámenes de Derecho», asegura. Unos nervios que aún lleva encima: «Estoy como un flan, tengo muchísimas ganas de que lleguen ya las 17,30 horas y saber la decisión del jurado». Habrá que esperar hasta esa hora para saber si finalmente Segovia pasa el primer corte y se coloca entre las cuatro aspirantes a convertirse en Capital de la Cultura 2016.