El cementerio judío de Segovia, ya irradia Historia por los cuatro costados gracias a las obras de acondicionamiento realizadas en la zona de enterramientos localizados en el Pinarillo, frente a la aljama hebrea. Esta intervención ha hecho posible recuperar el atractivo turístico de esta zona de la ciudad, sumándolo a la amplia oferta de Segovia.

La actuación, que ha sido visitada por el Alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes y la concejal de Patrimonio Histórico y Turismo, Claudia de Santos, se ha dividido en varias fases. La primera tenía como objetivo la delimitación original del cementerio, una labor que ha realizado la arqueóloga, Isabel Marqués, utilizando georadar y caños de protones para no dañar los enterramientos. Una vez delimitado el cementerio original se han colocado las balizas indicativas realizadas con elementos naturales, roca de la zona, en las que se han encastrado la Estrella de David hecha en acero.

Después se han consolidado los taludes para evitar desprendimientos sobre los enterramientos y limpiado y protegido las tumbas, con un sistema reversible.

Por último, se han reparado los caminos, mejorado la accesibilidad en la zona e iluminado el túnel que une el Puente de la Estrella, en el que también se ha incorporado iluminación, con el Pinarillo. De esta manera, se ha recreado el itinerario que seguían los judíos desde la aljama hebrea hasta los enterramientos extramuros.

 

Mirador de la muralla y “Casita de Guardia”

Además, se han recuperado dos nuevos elementos para uso y disfrute de los segovianos. El primero de ellos, el mirador de la muralla, tras acondicionar un espolón ya existente junto a la Cuesta de los Hoyos, pero al que no se le había dado uso alguno hasta ahora, y desde el que se puede contemplar el valle del Clamores, la Muralla o el mismo Cementerio Judío.

Y también la, popularmente conocida como “Casita de Guardia”, un pequeño chalet de principios del siglo XX usado como merendero y lugar de celebración de tertulias literarias (de hecho en mayo de 1923 se rindió un homenaje a Antonio Machado en ella). En este caso, la intervención ha consistido en acondicionar el espacio al que se dará un uso cultural, transformándolo en sala de exposiciones abierta al público. En su interior, a modo de caja de cristal, quedará delimitado el espacio expositivo, cuyo contenido se podrán contemplar desde cualquier lado.

En resumen, las obras han permitido recuperar el itinerario original entre el Barrio Judío y el lugar de enterramientos extramuros como un guiño a lo que fue la historia de Segovia, y la incorporación de dos elementos nuevos, el Mirador de la Muralla, y la Casa de Guarda convertida en una propuesta moderna, con uso totalmente renovado.

La inversión asciende a 97.604 euros y forma parte del proyecto de “Recuperación del Patrimonio Histórico para su mejor uso turístico” cofinanciado por el Mecanismo Financiero del Espacio Económico Europeo y el Ayuntamiento.