El secretario de Ciudad y Política Municipal del Partido Socialista reclamó hoy en Segovia al PP “que se lo piense, que retire la Ley, que haga ese favor al país y que no meta la pata”. Gaspar Zarrías aseguró, en el encuentro con responsables municipales mantenido en el Parador, que el PSOE no puede permitir que se desmantele “la red en la que hoy pueden ampararse millones de españoles”.

Si la Ley llega al Congreso, tal y como está planteada actualmente, el Partido Socialista presentará una enmienda a la totalidad y, si se aprueba, el siguiente paso será el recurso de inconstitucionalidad. El secretario de Ciudad y Política Municipal del PSOE argumentó que “no queremos ser cómplices del desmantelamiento de los ayuntamientos de nuestro país, de acabar con el mundo rural, de hacer de nuestro país un páramo donde sólo se pueda vivir en las ciudades”. “Acabar con los ayuntamientos no es un tema de pelea política, es acabar con los servicios que se prestan a los ciudadanos, sobre todo, a los del medio rural y, además, entraríamos en una dinámica diabólica con ciudadanos de primera y de segunda”, añadió Zarrías. 

La nueva normativa supondría la desaparición de un gran número de consistorios. En el caso de Segovia, 205 de los 208 municipios existentes “perderían sus señas de identidad y personalidad”, destacó el secretario general del PSOE de Segovia, Juan Luis Gordo, quien aseguró que el PP persigue “intereses partidistas”, ya que , con la eliminación de ayuntamientos, los presidentes de las diputaciones se convertirían en “pseudo-alcaldes” y, en Segovia, al igual que en otras provincias, se da la coincidencia de que el presidente de la institución provincial es, a su vez, presidente del PP.

Además, según Zaspar Zarrías, la ley conllevaría “de un día para otro” terminar con las prestaciones a más de medio millón de personas y la pérdida de 50.000 empleos, en un grave momento económico.

El secretario de Ciudad y Política Municipal del Partido Socialista aprovechó para pedir al Gobierno la derogación de la reforma laboral “porque no ha servido absolutamente para nada”, excepto para “abaratar despidos, multiplicar expedientes de regulación de empleo, recortar derechos de los trabajadores y que el mercado laboral quede a merced del empresario”.

Zarrías calificó los últimos datos de la EPA como “elocuentes y dramáticos” y criticó que Mariano Rajoy no haya dado ninguna explicación a los españoles a pesar de que “nunca un gobierno había hecho tanto daño a tantos españoles en tan poco tiempo”.

El alcalde de Segovia, presente en la reunión mantenida en el Parador, pidió la dimisión de la ministra de Empleo, Fátima Báñez, porque “cuando alguien fracasa en política lo que tiene que hacer es irse”, justificó Pedro Arahuetes.