El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica Herzog, reclama a la la sociedad española un “esfuerzo conjunto” para abordar el “problema” de la educación en España, que, a su juicio, es uno de los “asuntos pendientes” para la democracia española. Así lo ha indicado en la visita institucional realizada al Real Sitio de San Ildefonso, Segovia.

Múgica suscribió el pasado mes de septiembre un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de La Granja, a través de la Fundación Valsaín, para la defensa de los valores democráticos, mediante el cual se organizarán unas jornadas internacionales sobre familia y educación en marzo de 2010 en la localidad segoviana. El Defensor del Pueblo fue recibido en el Ayuntamiento por el alcalde de La Granja, José Luis Vázquez, en un acto al que también asistieron el director general de la Fundación Valsaín, Álvaro Gil Robles, y la corporación del Real Sitio en pleno.

Múgica Herzog abogó por “restaurar el concepto de que la libertad no es incompatible con el respeto, porque el ejercicio de la libertad sin respeto origina una libertad desaforada, mientras que el orden sin libertad genera pulsiones autoritarias que pueden ser peligrosas”.

La Fundación Valsaín, constituida el año pasado en La Granja, contempla la cooperación en la realización de actividades y la puesta en práctica de trabajos conjuntos, mediante el intercambio de publicaciones, desarrollo de proyectos de investigación, estudios e informes, organización de jornadas, seminarios, mesas redondas, conferencias y cursos de formación relativos a materias que sean de interés para ambas instituciones, con la participación de expertos que pertenezcan a cualquiera de las dos.

Entre los acuerdos adoptados por la Fundación Valsaín y el Defensor del Pueblo destaca la creación del Centro de Estudios de Valores Democráticos, que dirigirá Álvaro Gil Robles, ex comisario europeo de Derechos Humanos, que canalizará las acciones formativas y culturales derivadas de la propia fundación y tendrá como sede el Centro de Formación de Valsaín.

El alcalde de La Granja explicó que con este proyecto “el municipio recupera el sentido humanista e ilustrado que siempre ha caracterizado a los vecinos del Real Sitio, y supone una gran oportunidad de ocupar un trascendental espacio difusor, emisor y receptor, de formación y cultura para toda la región y el Estado, en general”.