El primer niño segoviano del nuevo año 2012, que se llama Mateo, se hizo esperar y no nació hasta las 15.25 horas de este 1 de enero. El bebé, cuyos padres son segovianos, pesó al nacer 3,640 kilos, sin que se registrara ningún problema en el parto, en el Hospital General de Segovia.

Fuentes del complejo hospitalario de Segovia informaron de que el último nacimiento del año en Segovia fue el de la niña Selene, que vino al mundo a las 21.06 horas del 31 de diciembre de 2011, con un peso de 3,400 kilos. Éste fue el único parto registrado ayer en la provincia, mientras que el día anterior hubo tres.

Por otro lado, el servicio de Urgencias del Hospital de Segovia pasó una última noche del año 2011 relativamente tranquila, con 32 visitas entre las 22 horas y las 10 horas de hoy. De ese total, cinco personas fueron atendidas por varias heridas a consecuencia de agresiones, y otras dos sufrieron sendas intoxicaciones.