El presidente del Grupo Siro recibió este mediodía la distinción “Pino de Plata” en la Fiesta de los Gabarreros en la localidad El Espinar. Juan Manuel González Serna reconoció a Ical que se siente muy orgulloso por este nombramiento ya que “vine a El Espinar a trabajar y he tenido la suerte de crear empleo”. González Serna añadió que “siempre se puede ir a peor” en referencia a la situación económica actual. Para evitarlo, señaló, hay que “esforzarse más, trabajar más, comprometerse y emprender”. Y añadió que “hemos pasado muchos años con poca capacidad de esfuerzo y sacrificio”.

El Grupo Siro adquirió la fábrica de bollería de El Espinar hace siete años, cuando estaba a punto de echar el cierre, lo que supuso, en palabras del Alcalde de la villa, no sólo conseguir mantener abierta la factoría, también, “la creación de nuevos puestos de trabajo” y la puesta en marcha del centro de I+D+I. Por todo ello, dijo Francisco Jorge, alcalde de El Espinar, “si hay alguien que se merezca esa distinción de Pino de Plata es el Grupo Siro” en la persona de su presidente, Juan Manuel González Serna.

El Grupo Siro, que da trabajo a 3.700 empleados, cuenta con 16 fábricas, 10 de ellas en Castilla y León, el centro de I+D+I de El Espinar y el almacén de logística en Venta de Baños, entre otras instalaciones.

La entrega del galardón Pino de Plata fue uno de los actos centrales de la Fiesta de los Gabarreros que comenzó a primera hora de la mañana, con la recreación de viejos oficios del monte en el parque de El Pinarillo. Tras el tradicional desfile de carros, hacheros, caballos con leña y arrastre de pinos, tuvo lugar una exhibición de corta vertical en altura.

La fiesta continuó con el nombramiento de ‘Gabarrero de Honor’ a los mayores del municipio que se dedicaron a la gabarrería, la entrega del ‘Pino de Plata‘ a Juan Manuel González Serna, presidente del Grupo Siro y una demostración de desrame, limpia y tala de un gran pino, de más de 20 metros de altura, momento cumbre de la Fiesta de los Gabarreros.

Un poco de historia
Con estas actividades, El Espinar recuerda, cada año, a aquellos hombres que durante el pasado siglo XX dedicaron su vida a trabajar en el monte. Conocidos como ‘gabarreros’, no les importaba el duro invierno de la sierra ni los rigurosos calores del verano, cada día subían al monte a recoger leña con sus mulas, para después venderla, y ganarse el jornal con el que alimentar a sus familias. De hecho, la gabarrería dio de comer a buena parte de las familias del municipio espinariego durante décadas. Actualmente, todavía hay gente que se dedica al oficio del monte, pero, afortunadamente, ahora cuentan con vehículos y maquinaria apropiada.

Por la cercanía de la fiesta con la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, el papel de ésta estuvo presente durante estos días con charlas sobre la mujer y la cocina en la época de los gabarreros.

Los actos festivos se completan con las jornadas gastronómicas, con la participación de nueve restaurantes del Municipio, la feria de muestras, con 19 expositores, conferencias y exposiciones sobre la gabarrería, el programa ‘los gabarreros en el cole’ para que los niños conozcan y aprendan a respetar las tradiciones, todo ello aderezado con la música tradicional de la Escuela de Dulzainas de San Rafael y el grupo de danzas de El Espinar.