En el marco de la jornada de paro de la Confederación Europea de Sindicatos, la Plataforma Unitaria Contra la Crisis-Cumbre Social de Segovia, que aglutina a una veintena de organizaciones de la provincia segoviana, defendió la regeneración democrática y la adopción de medidas para acabar con el desempleo. Unas 700 personas, según la policía, y 2.000, según la organización, recorrieron las calles más céntricas de la capital.

Los organizadores calificaron los datos de seguimiento como “una buena cifra” y mostraron su “satisfacción porque la gente está saliendo a la calle”.

Los convocantes rechazaron los casos de “abierta complicidad entre cargos públicos y empresas, que corrompen el ejercicio de la actividad política, levantan ante los ojos de la sociedad un peligroso muro de desconfianza hacia las instituciones democráticas y aceleran el deterioro del entramado institucional que surgió de la transición democrática”. Y exigieron que se devuelva a la política su condición de herramienta al servicio de las personas, expulsando a los corruptos de la vida pública y acometiendo las reformas constitucionales necesarias.Criticaron que la Comisión Europea se mantenga ajena a los problemas de la ciudadanía y no sirva a los intereses de las instituciones y los recursos comunes europeos.

La Plataforma Unitaria Contra la Crisis-Cumbre Social de Segovia destacó que tras cinco años de crisis sólo se ha conseguido desigualdad, desempleo, miseria, exclusión social y “dudas sobre unos dirigentes europeos cuya pertinaz insistencia en políticas fracasadas resulta inaceptable”.

La manifestación también tuvo como objetivo “hacer saber al Gobierno de España que el tiempo de las mentiras y los discursos huecos ha terminado”. Repasaron las cifras de la crisis: seis millones de personas en paro, dos millones de ellas sin recibir ningún tipo de prestación, 1,8 millones de hogares con todos sus miembros en desempleo, y cerca del 27% de la población viviendo por debajo del umbral de la pobreza que son, afirmaron, la “insoportable realidad del país”. Añadieron que, además, la situación se agravará por la recesión económica o los despidos masivos anunciados por grandes empresas. Rechazaron también el desmantelamiento de los servicios públicos y la reforma de la Ley de Bases de Régimen Local porque, a su juicio, debilitará la capacidad de actuación de la Administración local, la más cercana al ciudadano.

Cercana al Día Internacional de la Mujer, la manifestación no quiso pasar por alto las consecuencias de las crisis en el colectivo femenino. Entre los efectos más negativos destacaron “el incremento de la brecha salarial entre hombres y mujeres, recortes de empleo en la función pública con fuerte presencia de mujeres, reducción de servicios sociales y en la atención a la dependencia o la supresión de organismos que defienden y apoyan los derechos de la mujer”.