La Junta de Castilla y León ha dado el primer paso y ha aprobado inicialmente la propuesta de declaración del Parque Nacional de las Cumbres de la Sierra de Guadarrama (Segovia y Ávila), que la Comunidad comparte con Madrid. Para ello, se somete este documento a información pública y se ratifica el decreto de enero que aprobó el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales para este espacio nacional, según la orden que publica en su edición de hoy el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl).

Castilla y León y la Comunidad de Madrid unieron sus esfuerzos para que unas 32.000 hectáreas –19.775 en territorio madrileño y 12.500 en suelo castellano y leonés- de la Sierra de Guadarrama consiguiera la declaración de Parque Nacional, una figura de protección que en la autonomía sólo disponen desde 1918 los Picos de Europa (León, Asturias y Cantabria) y que lo convertirá en el quinto más extenso del país. Esta propuesta tendrá que ser ratificada por los parlamentos autonómicos y las Cortes Generales y apoyada por el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino.

Este fue el objetivo principal del acuerdo suscrito el 18 de noviembre por el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera y su homóloga madrileña Esperanza Aguirre en el monasterio de Santa María de El Paular, situado en la población de Rascafría (Madrid). Además, Castilla y León creó un parque natural (el cuarto más extenso de la Comunidad) y Madrid otro en su territorio al que se unirá otra zona considerada espacio protegido. Respecto a los respectivos planes de Ordenación de Recursos Naturales (PORN), ambas comunidades ya lo han aprobado.

La creación del futuro Parque Nacional de Guadarrama, un proceso que lleva años pendiente de desarrollo y que ha sido fuente de conflicto entre la Junta de Castilla y León y la Administración central por diversos motivos, especialmente, cuando la titular del Ministerio de Medio Ambiente era Cristina Narbona. De esa forma, la cooperación entras las dos comunidades autónomas ha permitido identificar un zona de unas 32.000 hectáreas, situada en las cotas de cumbre de esta sierra del Sistema Central, que cumple con los requisitos que exige la ley 5/2007 de la Red de Parques Nacionales.

Asimismo, esta norma establece que los parques nacionales son espacios naturales de alto valor ecológico y cultural, poco transformados por la actividad humana, cuestiones que reúne Guadarrama. Por ello, la Junta y la Comunidad de Madrid han elaborado una propuesta que ahora será sometida a un periodo de información pública. Posteriormente, el documento deberá ser ratificado por las Cortes castellanas y leonesas y por la Asamblea de Madrid para ser presentada al MARM, a quien corresponderá la declaración, que también deberá ser aprobada con rango de ley por las Cortes Generales.

Por último, los dos gobiernos autonómicos buscarán las fórmulas de gestión conjunta del nuevo Parque Nacional, una cuestión en la que Castilla y León ya cuenta con experiencia puesto que continúa abierta la negociación con el Estado de la transferencia de las competencias sobre el Parque de Picos de Europa, que la Comunidad compartirá con el Principado de Asturias y Cantabria.