La Comunidad contabilizó 93 deudores concursados durante el segundo trimestre de 2010, lo que supone una subida del 25,7 por ciento respecto al mismo período del ejercicio anterior, frente a un retroceso de la media nacional del 14,2 por ciento, hasta las 1.511, según los datos publicados por el INE en la Estadística de Procedimiento Concursal.

De hecho, Castilla y León fue la quinta autonomía en la que se produjo un mayor número de deudores concursados, sólo por detrás de Cataluña (356), Comunidad Valenciana (196), Comunidad de Madrid (184) y Andalucía (164).

En función del tipo de concurso, la mayoría de los que se produjeron en Castilla y León fueron voluntarios, en concreto, 89, frente a 4 necesarios. Por otro lado, 85 de ellos se llevaron a cabo mediante procedimiento abreviado y 8 a través del ordinario. Además, los 93 carecían de propuesta anticipada.

Por provincias, se mantiene estable en Ávila, con 3 deudores, al igual que entre abril y junio de 2009, y disminuyen en León (de 25 a 11), Palencia (de 5 a 2 deudores) y Segovia (de 3 a ninguno). Por el contrario, subieron en el resto de provincias. Así, en Burgos pasaron de registrarse 13 en el segundo trimestre de 2009 a 19 en 2010; en Salamanca, de 7 a 26; en Soria, de 1 a 2; en Valladolid, de 15 a 27; y en Zamora, de 2 a 3.

Naturaleza jurídica

De los 93 deudores concursados durante el segundo trimestre, 19 eran personas físicas sin actividad empresarial, mientras que los 74 restantes eran empresas. De éstas, 54 eran sociedades limitadas, 13 anónimas y 7 personas físicas.

Construcción

Además, de las 74 empresas, el sector de la construcción fue la que concentró más procedimientos de este tipo, con un total de 19, de las cuales 4 se dedicaban a la edificación y promoción inmobiliaria. Además, otras 19 empresas concursadas en Castilla y León operaban en el sector industrial, cuatro de las cuales 8 lo hacían en bienes de capital. Otras 11 correspondían al comercio al por mayor; 4 a agricultura; 7 al transporte y almacenamiento y 5 a la hostelería.

Por otra parte, cabe destacar que 15 de las 74 empresas concursadas contaban con entre 20 y 49 asalariados; 12 empresas, entre 10 y 19 trabajadores; 11, entre 1 y 2 empleados; 9, entre 3 y 5 y otras tantas con ningún trabajador; 8, entre 6 y 9; 4, entre 50 y 99, y dos compañías contaban con más de un centenar de asalariados. Además, otras cuatro permanecen sin clasificar contaban con ningún trabajador.

En cuanto al volumen de negocio, 43 de las 74 compañías contaban con menos de dos millones de euros; 13 con entre dos y cinco millones; 4 con entre cinco y diez millones; 10 de ellas tenían un volumen de negocio de más de diez millones de euros; mientras que otras cuatro están sin clasificar.