En verano el riesgo de incendios aumenta considerablemente en todo el país; pero como ya comentaba el Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, los riesgos en 2010 han aumentado debido a las condiciones climatológicas. Las previsiones auguraban una estación más calurosa que en temporadas anteriores y si a ello le sumamos el hecho de que las abundantes lluvias de la pasada primavera han hecho que la vegetación sufra un significativo aumento, el riesgo aumenta notablemente.

Por ello, y aunque siempre es necesario, en verano hay que extremar las precauciones para evitar la desolación que produce un campo o bosque asolado por las llamas. El brutal impacto medioabiental que producen las hectáreas quemadas de una determinada región altera por completo los ecosistemas de las diversas zonas geográfica españolas, estando algunas de estas más desprotegidas y en constante peligro de incendio.

De acuerdo con las predicciones meteorológicas, existe riesgo de incendios forestales en diversas zonas del país.
Persisten las altas temperaturas en el suroeste peninsular, especialmente en zonas de Extremadura y Andalucía, así como las lluvias y tormentas en el noreste, en Aragón, Cataluña y Comunidad Valenciana (Castellón).

El índice de riesgo de incendios forestales estos día es moderado en el país, presentando este riesgo valores más elevados en la confluencia de las provincias de Orense, Zamora, León y Lugo, así como en algunas zonas de Valladolid, Asturias; y el norte de la isla de La Palma.

Recuerdad que adoptar las oportunas medidas de autoprotección favorece su seguridad y la de los demás. Manténgase informado y siga las recomendaciones.

Evite encender fuegos u hogueras en el monte y terrenos próximos.

-Preste especial atención a la quema controlada de rastrojos en el campo y a los cigarrillos encendidos, basuras y, especialmente, las botellas de vidrio que hacen efecto lupa con el sol.

-En caso de incendio, penetre en el monte o bosques sólo si conoce bien el terreno, las vías de comunicación y caminos. Vaya siempre por zonas de gran visibilidad.

Acampe en zonas autorizadas, puesto que éstas cuentan con medidas de protección frente a un posible incendio y es más fácil la evacuación.