Un diario sorprendente, entrenido y desternillante, aunque, eso sí, poco veraz. Así han definido muchos a El Mundo Today, una sátira online de nuestra sociedad a través de la que son miles de personas, las que se entretienen a diario. Los dos fundadores del portal humorístico, Xavi Puig y Kike García, reivindican, en declaraciones recogidas por Ical, el “método de ensayo y error” para fomentar la creatividad.“Nuestra manera de trabajar es ir generando mucha mierda. De hecho a las ideas no las llamaos ‘ideas’, sino ‘mierdas’. Es una forma de desacralizar esas ‘ideas geniales’, porque lo normal es que se te ocurran más ideas de mierda que buenas. En las reuniones para proponer temas nos da igual equivocarnos y soltar tres paridas sin gracia, porque es muy importante que el fracaso forme parte de tu trabajo, lo incorpores, y no sea un tabú; de otra forma te inhibes y todo se limitaría a repetir ideas de éxito cortadas por el mismo patrón”, apuntan.

Puig y García explican que han participado en reuniones de guión para programas que “parecían una misa”, donde “nadie se atrevía a salirse del tiesto y la mayor parte de los participantes sólo intervenían si tenían una idea genial”. “Al final, si alguien ha ido aportando cosas, por insensatas o estúpidas que parezcan, quizá dé pie a que alguien proponga nuevas cosas, y su aportación será más valiosa que la de alguien que sólo ha ido a lo seguro”.

 

¿Todo vale en el humor?

Al respecto, los ‘alma mater’ de El Mundo Today señalan que una de las preguntas más recurrentes a la que deben enfrentarse cuando les hacen una entrevista es si se puede hacer humor con cualquier tema. “En el fondo lo que te están preguntando es si se debe hacer humor con todo”.

En este sentido, los creadores, recurren a varios titulares de noticias publicadas en su web, que habían sido especialmente polémicas en las reacciones en forma de comentarios de los lectores. El primer ejemplo que citaron fue “Detienen a un pederasta por fumar delante de un menor”, una noticia para “parodiar la obsesión por el tabaquismo” y que despertó “respuestas airadas” entre sus lectores.

“Nosotros no tenemos una lista de temas que no podamos tocar. Somos conscientes a la hora de escribir de que hay temas que pueden ser más sensibles que otros, y sabes que con ellos tienes que ser especialmente gracioso y debes asegurarte de que la otra persona se va a reír, porque si consigues la risa puedes justificar cualquier tema abordado, pero si no la logras caes en el mal gusto y te equivocas”, apuntaron.

Otras de las informaciones publicadas que más reacciones enconadas cosecharon en su web fueron las tituladas “El único aficionado del Getafe anuncia su retirada del fútbol”, o “El cartel colombiano traficará con droga sin gluten”, dos ejemplos que, en su opinión, demuestran que “a mucha gente le parece bien que se haga humor sobre minorías siempre y cuando no sea la suya”.

Puig y García aseguran que, al no depender financieramente de las marcas comerciales, se pueden permitir hacer humor también con ellas, ya que “son algo que está muy presente en el día a día de la gente”. “Nuestra ventaja sobre los medios tradicionales es que si a nosotros El Corte Inglés nos retira la publicidad, nos da igual, porque vamos a seguir yendo a comprar allí”, bromean. En ese sentido, muestran ejemplos como “Ikea presenta un armario con seis gays de capacidad” o “Movistar habilita el número 1005 para clientes que tengan quejas del 1004”.

Según apuntan, entre las más de 2.000 noticias falsas que recoge actualmente la web, sólo en tres ocasiones se han visto obligados a retirar las informaciones, tras anunciar las razones a sus lectores. Las denuncias de gabinetes de abogados de Scottex, Adolfo Domínguez y el director de ‘Interviú’ fueron los motivos de esas retiradas, algo que los responsables de la web consideran “un error de estrategia” por parte de los afectados, ya que en muchos casos se trataba de noticias que llevaban muchos meses online sin apenas visitas, y que tras su retirada despertaron mucho más el interés de los lectores.

“Trabajar con miedo es lo peor que puedes hacer. Es otro tipo de censura. Además de la censura sobre temas especialmente sensibles, y la que te imponen las marcas e instituciones, luego está la autocensura, que es la que más puede dañar a tu trabajo”, concluyeron.