El Índice de Precios al Consumo (IPC) aumentó en el mes de agosto en la Comunidad tres décimas respecto al mes anterior, al igual que en el resto del país y la tasa interanual se situó en el 1,9 por ciento, una décima más que a nivel nacional, donde subieron un 1,8 por ciento. Este ligero aumento mensual se debe al ocio y la cultura, que creció un 1,1 por ciento, y los hoteles, cafés y restaurantes, que lo hicieron en un 1,3 por ciento en la época veraniega, según los últimos datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Asimismo, en los ocho primeros meses del año la subida de los precios en Castilla y León fue del 0,8 por ciento, la misma que en España. De esta forma, se cambia de signo en la Comunidad puesto que los precios cayeron cuatro décimas en julio, aunque la tasa interanual se situó el pasado mes en el dos por ciento, una décima por encima de la media nacional. Además, en el conjunto del Estado la tasa de inflación subyacente fue del uno por ciento, dos décimas superior a la registrada en julio.

Por productos, cabe destacar, además del aumento mensual del ocio y la cultura y los hoteles, cafés y restaurantes, los crecimientos de alimentos y bebidas no alcohólicas (0,5 por ciento), transporte (0,1), y otros (0,2 por ciento), mientras que descendieron los vestidos y calzado (-0,5), la vivienda (-0,3) y las bebidas alcohólicas y el tabaco (-0,1 por ciento). El resto se mantuvo sin variación.

En el último año, el descenso más acusado del IPC se registró en las medicinas y las comunicaciones (-0,5 por ciento), seguido de ocio y cultura (-0,3) y vestido y calzado (-0,2 por ciento). Sin embargo, experimentaron un importante incremento los precios de las bebidas alcohólicas y el tabaco (8,9 por ciento). También subieron en el transporte (4,8 por ciento), la vivienda (4,7 por ciento), la enseñanza (2,9 por ciento), así como los hoteles, cafés y restaurantes (1,8), otros (2,3 por ciento) y el menaje (0,5 por ciento).

En los ocho primeros meses del año, el descenso de los precios más acusado se produjo en el vestido y calzado (-15,5 por ciento), por delante del anotado en las comunicaciones (-0,5 por ciento) y las medicinas (-0,1 por ciento). Los precios aumentaron, por otra parte, en las bebidas alcohólicas y el tabaco (8,9 por ciento), en el transporte (5,7) entre enero y agosto de 2010, en los hoteles, cafés y restaurantes (4,1), en la vivienda (3,7 por ciento), otros (1,7), y en el ocio y la cultura (1,6).

 

Provincias

Los precios aumentaron en las nueve provincias de Castilla y León respecto a julio, con crecimientos idénticos del 0,3 por ciento, salvo en Ávila, donde subieron una décima menos (0,2 por ciento). La variación interanual, también, es positiva en todas las provincias, igual que la del acumulado en los ocho primeros meses del año, siguiendo la tendencia nacional.

De nuevo, en un año, donde más se incrementaron los precios fue en la provincia de León (2,2 por ciento) y en Ávila (dos por ciento). Le siguieron con incrementos idénticos a la media autonómica Burgos y Valladolid (1,9 por ciento) y con subidas ligeramente inferiores Palencia, Salamanca, Segovia y Soria (1,7 por ciento) y Zamora (1,6 por ciento).

Asimismo, la mayor subida del IPC entre enero y agosto se produjo también en León (1,1 por ciento). Le siguieron Valladolid (uno por ciento), Salamanca (0,9 por ciento), Ávila, Burgos y Palencia (0,7 por ciento), Segovia y Soria (0,5 por ciento) y Zamora (0,2 por ciento).