Los precios se redujeron en Castilla y León el 0,4 por ciento en el mes de julio respecto a junio, sobre todo, por la caída de la ropa y el calzado (-10,8 por ciento), con lo cual la tasa interanual se situó en el 2 por ciento, una décima por encima de la media nacional, según los últimos datos publicación por el INE. En lo que va de año, los precios se han incrementado en la Comunidad un 0,5 por ciento, una décima menos que en la media nacional.

Tras Cataluña y Melilla (con el 2,2 por ciento), y regiones como Asturias y Castilla-La Mancha (2,1 por ciento) Castilla y León lidera el encarecimiento de los precios en la tasa interanual, con un porcentaje idéntico al registrado en las autonomías de Aragón y Galicia, y una décima por encima de otras regiones como Andalucía, Extremadura y Madrid. Por el contrario, el menor crecimiento interanual del IPC se registró en Canarias (1,1 por ciento); seguida de la Comunidad Valenciana (1,7 por ciento).

En Castilla y León, la rebaja mensual se produjo, además de por el descenso registrado en el vestido y calzado, debido a las rebajas del precio del menaje (-0,3 por ciento), y el apartado de otros (-0,1 por ciento). Por otra parte, se mantuvo en idéntica situación la enseñanza y la medicina.

Asimismo, se registraron subidas en los precios de ocio y cultura (1,8 por ciento); vivienda y hoteles, cafés y restaurantes (1 por ciento en ambos casos); transporte (0,6 por ciento); comunicaciones y bebidas alcohólicas y tabaco (0,5 por ciento); y alimentos y bebidas no alcohólicas (0,3 por ciento).

En cuanto al acumulado del año 2010, el IPC se incrementó en la Comunidad el 0,5 por ciento, una décima menos que la cifra registrada en la media estatal. Cabe destacar la caída del 14,7 por ciento en vestido y calzado en Castilla y León; así como la del 0,5 por ciento en comunicaciones y alimentos y bebidas no alcohólicas; y del 0,3 por ciento en menaje.

 

Provincias

 

Por provincias, la mayor tasa de inflación interanual correspondió a León, con el 2,4 por ciento; seguida de Ávila, con el 2,3 por ciento; y Valladolid, con el 2 por ciento. A continuación se sitúan Burgos, Palencia, Salamanca, Segovia y Soria (todas ellas con el 1,9 por ciento); y cierra el ranking Zamora con el 1,6 por ciento.

Los precios se redujeron en julio en todas las provincias respecto al mes anterior. La caída más acusada se produjo en Ávila, con un retroceso del 0,8 por ciento; seguida de León, con el 0,6 por ciento menos; y acto seguido aparecen Segovia y Zamora con el 0,5 por ciento; el ranking se completa con Palencia, Salamanca y Valladolid (0,3 por ciento menos cada una), Soria (0,2 por ciento) y Burgos (0,1 por ciento).

Por otra parte, en lo que va de año (enero a julio), la evolución de los precios ha sido al alza en todas las provincias salvo Zamora (-0,1 por ciento). La mayor subida tiene lugar en León, con una subida del 0,8 por ciento. El incremento se situó en el 0,7 por ciento en Valladolid; el 0,6 por ciento en Salamanca; el 0,5 por ciento en Ávila y Burgos; en el 0,4 por ciento en Palencia; en el 0,3 por ciento en Segovia; y en el 0,1 por ciento en Soria.