La Policía Nacional de Segovia continúa a la espera de las pruebas de ADN extraídas de las joyas de la Virgen de la Fuencisla, robadas el pasado mes de enero, para continuar con las investigaciones sobre los presuntos autores del delito. Así lo confirmó hoy el comisario jefe de la Policía Nacional de Segovia, Ramón Gómez Nieto tras el homenaje que el Ayuntamiento de Segovia otorgó al cuerpo de seguridad por el trabajo realizado tras el robo sacrílego. Gómez Nieto aseguró en declaraciones recogidas por Ical que las pruebas se encuentran en proceso de estudio por la Policía Científica de Madrid y “que llevan su tiempo”.

El superior del Cuerpo Nacional de Policía de Castilla y León, Jesús García Ramos, acompañó al cuerpo de la comisaría segoviana durante el homenaje y señaló que “este es el tipo de trabajo que da ánimos y motiva para seguir en las mismas líneas de trabajo”. Junto a él, asistieron al homenaje el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, diferentes miembros del Gobierno municipal, la subdelegada del Gobierno en Segovia, Pilar Sanz García y el delegado territorial de la Junta en Castilla y León, Javier López-Escobar. Arahuetes tuvo palabras de agradecimiento al cuerpo de Policía en nombre de la ciudad de Segovia, señalando que hay pocas cosas que conciten tanto fervor segoviano como el la devoción a la Virgen de la Fuencisla. “Todos nos sentimos robados y apenados”, aseveró el regidor, refiriéndose al momento del robo. Por su parte, Sanz García coincidió en resaltar “la labor efectiva” del cuerpo y manifestó que “siempre es de agradecer que se reconozca su trabajo”.

Por su parte, el comisario jefe de la Policía Nacional de Segovia, Ramón Gómez Nieto, agradeció la “unanimidad en el reconocimiento” y señaló que en su trabajo por defender a la calidad de vida y seguridad de los segovianos “este tipo de reconocimiento es especial porque nos anima en la tarea de seguir velando por la ciudad de Segovia”.

Como se recordará, el 20 de enero el Santuario de la Virgen de la Fuencisla amaneció con el sobresalto del robo, que rápidamente saltó a todos los medios locales y nacionales. Cuatro días después, el 24 de enero, miembros de la Policía Nacional encontraban las joyas escondidas en un paraje próximo al Santuario con la ayuda de un equipo cinológico y perros rastreadores.

Solo dos días después, el 26 de enero, efectivos de la Policía detenían a dos hombres acusados como principales sospechosos del robo, uno de 39 años de edad y otro de 26 años, que se entregó voluntariamente y que tras haber prestado declaración fueron llevados a prisión.

El pasado 29 de febrero se aprobaba por unanimidad en Pleno municipal, conceder un reconocimiento público a la Policía Nacional, en especial a la Comisaría de Segovia, por el trabajo realizado tras el robo de las coronas de la Patrona de Segovia y el niño, así como la bola del mundo que éste último portaba en su mano.

Finalmente, el 4 de marzo, miles de segovianos fueron testigos de la nueva coronación a su patrona tras una homilía presidida por el nuncio del papa en España, Renzo Fratini, y concelebrada por el obispo de Segovia, Ángel Rubio.