Los estudiantes universitarios podrían pagar hasta el 25 por ciento del coste de sus estudios a partir del próximo curso. Además, los alumnos que repitan por cuarta vez un curso o una asignatura tendrán que afrontar el 100 por 100 de su coste real, según explicó Montserrat Gomendio, secretaria de Estado de Educación, tras concluir la reunión de la Conferencia General de Política Universitaria.

El abanico de subidas en las tasas universitarias para los repetidores quedará así. «En segunda matrícula (repetidor) el precio público será entre el 30 y el 40 por ciento del precio real; en tercera matrícula, entre el 65 y el 75 por ciento, y en cuarta matrícula, entre el 90 y el 100 por 100 del coste real. Para la primera matrícula (sea del curso que sea) será entre el 15 y el 25 por ciento», aseguró Gomendio.

“Estas son medidas de racionalización de gasto para facilitar a las comunidades que cumplan con el objetivo del 1,5 por ciento del déficit”, señaló la secretaria de Estado. Serán las comunidades las que decidan, en función de su situación financiera y del déficit que tengan, qué tanto por ciento aplicarán en la subida de las tasas, que puede ir desde el 15 hasta el 25 por ciento.

Además de los precios públicos, la Conferencia General de Política Universitaria también analizó la reducción de titulaciones que tengan pocos alumnos, la carga docente del personal universitario, con un aumento de prácticas docentes para el profesorado no acreditado suficientemente y también la incorporación de nuevo profesorado, según explicó Francisco Triguero, secretario general de Universidades de Andalucía.

Tanto Cataluña como Andalucía pidieron que se refuercen las políticas de becas para afrontar la subida de tasas, y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte se mostró a favor de tener en cuenta esta petición, aunque el objetivo, según aseguró Amparo Camarero es que los repetidores no se perpetúen en la universidad.

Gomendio afirmó que han sido las comunidades las que han pedido estas subidas de tasas e indicó que «es muy complicado saber cuánto subirán las matrículas, porque no se puede generalizar”. “No podemos ser más precisos porque depende de muchas variables, como del tipo de estudios elegidos, de la Universidad», concluyó.