Gas Natural Fenosa ha comenzado la transformación de sus redes de distribución de electricidad en Castilla y León para convertirlas en “redes inteligentes”, que “mejorarán la calidad del servicio” a los clientes y permitirán que “los usuarios gestionen su consumo de forma eficiente”. Para ello, la compañía invertirá 15,7 millones de euros entre 2011 y 2012.

El despliegue de las redes inteligentes en Castilla y León se ha iniciado en el municipio segoviano de El Espinar, donde está previsto que se sustituyan 10.000 contadores analógicos por equipos inteligentes antes de que termine el año. Los nuevos contadores representan “un primer paso esencial” para el desarrollo de las redes inteligentes, tal y como informó en nota de prensa la multinacional.

Durante el próximo ejercicio, la compañía instalará otros 53.500 contadores en tres municipios castellanos y leoneses: Segovia capital (35.260 equipos) y las localidades leonesas de Astorga (9.330) y La Bañeza (9.000). Junto con el cambio de los contadores, durante 2012 la compañía adaptará y automatizará 349 centros de transformación ubicados en las citadas localidades.

Las redes inteligentes incorporarán tecnologías de la información y la comunicación para “dar respuesta a las necesidades de los clientes y para mejorar la eficiencia del sistema eléctrico”. Con ese objetivo, integrarán todas las acciones de los usuarios que se encuentran conectados a la red, tanto generadores como consumidores, de forma que el suministro eléctrico sea “más eficiente, seguro y sostenible”, añadieron las mismas fuentes.