El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez, aseguró hoy que el futuro inmediato de la sanidad pública en Castilla y León pasa por la «mayor implicación de los profesionales en la gestión y por asignarles más responsabilidades». Sáez manifestó que es necesaria una mayor implicación de los empleados de Sacyl para controlar el gasto «con los recursos» actuales.

Durante una visita a Segovia en la que se reunió con los principales responsables de Sanidad en la provincia y con los profesionales del Hospital General, Sáez Aguado señaló que para mantener los niveles en la calidad y prestación actual es necesario tomar medidas, entre las que citó la reducción de las estructuras directivas del ámbito de las gerencias de Atención Primaria y Especializada.

En este sentido, Sáez insistió en la necesidad de reducir el tamaño de la administración explicando algunas de las medidas que la Junta ya ha llevado a cabo, como la reducción de direcciones generales en la propia Consejería de Sanidad y de la estructura de los servicios centrales, así como la aplicación del ‘céntimo sanitario’.

Además, apeló al esfuerzo de los profesionales en la ampliación de su jornada, manteniendo las retribuciones, y aseguró que la Consejería trasladará a los equipos directivos la necesidad de ceder la capacidad de decisión «para contribuir a la sostenibilidad de la sanidad pública».

El consejero de Sanidad destacó el crecimiento de la calidad de la prestación en Castilla y León. Dijo que en los últimos años, según los índices de satisfacción del Ministerio de Sanidad, Castilla y León, es la cuarta comunidad en España en grado de satisfacción y la Comunidad en la que más ha crecido este dato.