La Federación Empresarial Segoviana cree que la Junta de Castilla y León debe dar marcha atrás en la implantación del llamado “céntimo sanitario”.

FES considera que es una medida injusta para los empresarios de la región, no solo para los transportistas, y que, además, no contribuirá ni a la regeneración del debilitado tejido productivo ni a la creación de empleo que, según la patronal, deben ser los dos grandes objetivos actualmente. Le parece insuficiente la propuesta de devolver la mitad de los 4,8 céntimos del impuesto a determinados profesionales, entre ellos, camiones de más de 7,5 toneladas, taxis y autobuses de más de ocho plazas. Los empresarios recuerdan que el ‘céntimo sanitario’ supondrá una carga notable y una traba a la actividad de numerosos sectores empresariales que abarcan desde los taxistas a las autoescuelas, pasando por gruistas, estaciones de servicio, empresas de logística y distribución y, en general, cualquier actividad que conlleve un uso intensivo de vehículos.

Añaden que, lejos de paliar el problema de la pérdida de competitividad, generará repercusiones negativas que afectarán al consumo de carburante, al IPC, a la negociación salarial y al turismo interior.

Por otra parte, FES cree que los fondos procedentes de esta medida no serán suficientes para asegurar los costes del sistema sanitario.

Por todos estos motivos, la Federación Empresarial Segoviana insiste en que lo más acertado es eliminar el ‘céntimo sanitario’ y pide a CECALE el máximo esfuerzo negociador para que la Junta de Castilla y León no siga adelante con este impuesto.