Preparada para la celebración Jacobea, la consejera de Turismo y Cultura espera que todo el esfuerzo realizado por el Gobierno regional durante los últimos años haya servido para que el peregrino pueda realizar las distintas rutas a su paso por Castilla y León en las mejores condiciones posibles. Consciente de la importancia que tienen los caminos en la Comunidad desde distintas perspectivas, sin embargo, defiende que la vía jacobea no es una ruta turística sin más. Este año, María José Salgueiro ni lo duda: buscará “cuatro o cinco días libres” para calzarse las botas y ponerse en ruta.

 

¿Qué objetivos espera cumplir la Consejería de Cultura este año Jacobeo?

Pues el objetivo de hacer bien las cosas. Es decir, que todos los esfuerzos realizados durante estos años, sobre todo durante este año previo, y todo lo que se va a hacer a partir de 2010, cumpla el objetivo del cuidado del peregrino en el más amplio sentido del término. Las actividades que hemos desarrollado están dirigidas por una parte a la mejora de la ruta desde el punto de vista físico, y por otro lado a la atención al peregrino.

 

El Camino de Santiago es una prioridad del Plan Estratégico de Turismo de Castilla y León 2009-2013. ¿Están por explotar las potencialidades de la ruta jacobea en la región?

Bueno, es que el Camino sí que tiene una dimensión turística indudable, pero también es una ruta espiritual en el más amplio sentido del término. Es un encuentro con uno mismo, con la naturaleza, es una mirada hacia dentro. Hay que hacer cosas en el Camino, hay que cuidarlo, pero el Camino no se puede convertir en una ruta turística, aunque lo lleve aparejado, sobre todo de cara a la celebración de este año. Uno puede hacer el Camino por múltiples motivos, pero no debe convertirse exclusivamente en una ruta turística olvidándonos del sentido del peregrinar.

 

¿Existen infraestructuras suficientes en Castilla y León para acoger la demanda que se prevé este año?

En principio, creo que sí. Hay albergues de diversos tipos, con una regulación específica, hay hoteles, etc. Tenemos un número alto de alojamientos, en términos generales, más de tres mil en los distintos Caminos, y si sumamos los hoteles, pues de más de cinco mil. Además, este último año se ha incrementado el número de alojamientos y de plazas, con carácter general.

 

En Astorga, por ejemplo, en los dos últimos años no se daba abasto a acoger a los peregrinos que hasta allí llegaban con las infraestructuras existentes…

Claro, lo que ocurre es que no se van a construir infraestructuras exclusivamente para los años jacobeos, y es verdad que la concepción del peregrino y del peregrinar, creo que la generalidad, no va buscando ese alojamiento, sino que tiene otra perspectiva, otra idea a la hora de hacerlo.

 

¿De todos modos, sí que está previsto que se instale alguna base de acampada?

Sí, se instalarán varias. Por parte de la Consejería de Familia, que lleva Juventud, en los albergues juveniles se van a hacer acampadas. Además, por parte de la Administración del Estado y a través del Consejo Jacobeo se van a hacer en determinadas zonas acampadas o se habilitarán espacios donde se puedan hacer. Todo esto también está previsto para sumar recursos.

 

¿Qué balance haría de la nueva normativa de albergues?

Era necesario hacer esa regulación. Fuimos una de las primeras comunidades en llevarla a cabo y los albergues se van adaptando, algunos más fácilmente y otros son más reticentes. Pero la obligación de la Administración es regularlo y hacer que cumpla una serie de requisitos. Yo entiendo que no es una tarea fácil y que no puede hacerse de la noche a la mañana.

 

Algunos hosteleros se quejan de que este tipo de infraestructuras no cotizan a Hacienda… ¿quizá no han entendido su función?

Pero son infraestructuras distintas. No creo que entren en competencia, entiendo que tienen unos públicos distintos, normalmente, y creo que complementan la oferta de alojamientos. De hecho, en determinados periodos del año se llena todo.

 

¿La iniciativa pública tiene que ir de la mano de la privada para el mantenimiento del Camino?

La iniciativa privada es la que tiene que apostar y nosotros como Administración favorecer esa apuesta a través de una colaboración, de un apoyo institucional, que puede ser muy diverso, pero realmente tiene que ser la iniciativa privada la que tire del carro. La Administración no puede sustituir a la iniciativa privada, yo entiendo que su función es la de colaboración, de dirigir los recursos, de trabajar de la mano.

 

¿En qué fase se encuentra el programa ‘Hitos del Camino’ que se realizará con otras comunidades autónomas del Camino francés?

Está bastante avanzado. Cada comunidad hemos puesto encima de la mesa aquello que nosotros consideramos emblemático, y que llevará una promoción común, con un folleto informativo común, y en ellos se colocará un monolito o escultura de bronce de cierta altura, que representa el Camino de Santiago desde su inicio hasta el final. Ya está pedido el presupuesto. Se ha trabajado mucho este programa, para que el peregrino vaya donde vaya sepa dónde puede encontrarlos. Nosotros tenemos nueve. Son lugares emblemáticos que se referencian de un modo especial para que el peregrino se pare.


Algunos colectivos de peregrinos potenciales están olvidados, como los mayores, amas de casa o parejas con niños, e incluso los que van en bicicleta, ¿qué puede hacer la Administración para acercarlos a la vía jacobea?

No creo que estén más olvidados. Creo que una persona mayor puede hacer el Camino igual, lo que ocurre que en función de las necesidades de cada uno pues tiene que planteárselo de una u otra manera. Es imposible prever todo tipo de necesidades, pero parte de nuestras actuaciones van dirigidas a mejorar el Camino para que sea transitable para todos. Las administraciones no podemos hacer otra cosa más que hacer transitable el camino y que el peregrino lo haga en las mejores condiciones posibles. De hecho, por ejemplo, para favorecer hacer ese Camino se ha pensado en quienes lo realizan a caballo, y se ha pensado en buscar lugares donde se pueden dejar.

 

La Junta va a promocionar el Camino de Santiago Francés con una ruta turística para navegadores GPS. ¿Si antes los peregrinos se guiaban por las estrellas, ahora se guiarán por el satélite?

Es una iniciativa turística que queremos llevar a más rutas como la del Vino o la de los Castillos, pero lo primero que hemos hecho son las rutas de los Caminos. Empezamos con éstas por ser Año Jacobeo. Los peregrinos seguirán orientándose en esa vía láctea, pero no hay que olvidar que estamos en el tiempo que estamos, en el siglo XXI, que existen nuevas tecnologías y que hay que aprovecharlas. Por parte de Fomento se ha trabajado mucho en mejorar desde el punto de vista técnico todas las comunicaciones para que se pueda tener acceso a internet, a ‘bluetooth’.

 

Este año se ha decidido realizar una serie de acciones de promoción en Francia y Estados Unidos, ¿por qué se han elegido estos países?

Francia se ha elegido porque el número de peregrinos que vienen de ese país y entran por los Pirineos son muchos, entonces se pensó que, desde el punto de vista de la promoción exterior, era interesante empezar por este país. Hay unas asociaciones de los caminos que llevan más de 50 años y que son muy activas. Tuvimos la suerte de poder contactar con ellos por gente que los conocía, y entonces iniciamos estas actividades. Lo de Nueva York tiene una connotación distinta. Se nos va a entregar una réplica del Apóstol Santiago de la Cartuja que está en el Museo Metropolitano de Nueva York, y la World Monument Found, que ha colaborado bastante en la restauración de La Cartuja (Burgos), y de otros monumentos de Castilla y León, ha realizado las gestiones para que se pudiera hacer una réplica. Es la primera vez que el Metropolitan autoriza una réplica. Se pensó por ello en la posibilidad de hacer una pequeña exposición en Nueva York haciendo referencia a lo que es el Camino y poniendo de relieve aquellos monumentos en los que esta fundación ha colaborado en su recuperación en Castilla y León. Se va a hacer en el instituto Reina Sofía, desde finales de febrero a abril. Quiero agradecer la colaboración tanto por parte del instituto como de esta fundación, tanto por la colaboración económica como por las gestiones que realizaron para conseguirlo.

 

Hay más de 18 caminos en Castilla y León cuya rehabilitación está en estudio, ¿será viable o son demasiados?

Hay muchos caminos, efectivamente, que pasan por aquí. Y la situación geográfica que nosotros tenemos favorece el paso hacia Santiago desde los más diversos lugares. Pero hay uno fundamental, que es el Camino francés, el Declarado Itinerario Cultural Europeo, el declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad, etc. Esto no significa que no haya que cuidar otros. De hecho, se han querido cuidar todas las rutas, hacerlas más transitables como la de la Vía de la Plata, que tras el Camino Francés es el que está más consolidado, o, por ejemplo, el de Madrid. Todo el mundo entiende ahora mismo que si pasa un camino por su municipio hay que cuidarlo. Yo entiendo que eso no es malo, porque si los ayuntamientos, las diputaciones, las asociaciones jacobeas, todo el mundo colabora en los caminos, eso hará sean más transitables, más cómodos para los peregrinos y venga más gente. No está mal que la Comunidad Autónoma se conciencie cada vez más de la importancia que tienen los caminos a Santiago a su paso por Castilla y León desde todas las perspectivas.

 

¿Cuál es su tramo preferido?

La parte que hice del Camino fue desde Villafranca del Bierzo y esa zona es muy bonita, pero entiendo que cada parte del Camino tiene su propio espíritu, porque no se entiende el Bierzo sin el tránsito por Tierra de Campos. Yo, este año, pretendo hacerlo.

 

¿O sea que veremos a la consejera con las botas de montaña puestas?

Sí, sí, no entero, porque creo que no me vaya a dar tiempo, pero sí unas cuantas etapas. No me voy a quedar sin hacer el Camino, pretendo sacar cuatro o cinco días para hacerlo. Pero esta vez voy a hacer etapas con menos afluencia, posiblemente de la zona de Burgos y Palencia, porque conozco más la zona de León y este año cambiaré. ¡Faltaría más, que después de estar dedicándole el montón de horas y esfuerzo que estamos dedicando al Camino luego no lo hiciéramos!

 

¿Qué le diría a quienes consideran que cuanto menos se conozcan las rutas jacobeas mayor será su conservación?

Bueno… A mí es que… Yo respeto ese planteamiento, pero no estoy de acuerdo. Esa forma de pensar se puede aplicar a todo en la vida, y lo que haces es encerrarte en tu mundo. Me parece que es esconder la cabeza sin mirar más allá, es limitarte las miras, hay que abrirse más.

 

¿El Camino sólo puede hacerse por un motivo espiritual?

Creo que se puede hacer por muchas motivaciones, pero fundamentalmente es una motivación espiritual, no hablo de religiosa, porque puede ser un encuentro con uno, puede ser un momento de tranquilidad, de paz, ese esfuerzo físico que supone el andar, con esa oxigenación porque lo haces al aire libre… Y la combinación de todas esas cosas te relaja, hace que pienses en tus relaciones con la gente o en cómo te plateas la vida… entonces sí creo que es un camino de espiritualidad.

 

¿Puede compatibilizarse el espíritu de la ruta jacobea con la masificación que se prevé este año?

Espero que sí, porque si vienes con la idea del peregrino, que es con la que viene una gran mayoría, el primer elemento en ese camino de espiritualidad, es el respeto, por los demás y por lo que te encuentras a lo largo de la ruta. Es decir, el respeto por las personas y las cosas. Siempre habrá personajillos, pero la gran mayoría es gente respetuosa que viene haciendo un esfuerzo, creo que tiene algo dentro.

 

¿Y después del Año Santo Compostelano, qué?

Pues seguir. Desde luego. Yo creo que, cada vez más en el futuro, no se va a esperar esencialmente a los años jacobeos. El año pasado se ha tenido una mayor afluencia de peregrinos que en años anteriores, yo estoy segura de que en el 2010 seguirán viniendo, porque la gente no sólo quiere hacer el Camino cuando es Año Jacobeo, sino que quiere hacer el Camino, y quiere vivir esa experiencia de hacer el Camino y no se van a limitar a hacerlo durante ese año. De cualquier manera, el proyecto de la Junta de Castilla y León con los Caminos de Santiago no es solo en el año jacobeo. Este te vuelcas más en programar más actividades, en tener todo desde el punto de vista sanitario y de protección con más cuidado porque se espera más afluencia, pero el proyecto de los caminos a Santiago es algo permanente. Desde el Gobierno regional, en los últimos años ya se ha ido trabajando, desde el año 2004 siempre ha existido una permanencia de personas dedicadas exclusivamente a coordinar las actividades del Camino, o sea que va a ser algo que permanezca en el tiempo.