El 1 de julio arranca la temporada estival considerada de alto riesgo para los incendios forestales, aunque el Ayuntamiento activaba el dispositivo especial el pasado 1 de junio. Desde ese momento y hasta el 30 de septiembre el Consistorio redobla sus esfuerzos con el fin de prevenir y extinguir cualquier incendio que se pueda producir en estos meses en los que las altas temperaturas y la sequedad del terreno favorecen la posibilidad de que se produzcan fuegos.

El Servicio de Extinción de Incendios de la capital aumenta tanto los recursos humanos como los materiales. Así, a diario permanecerán 7 bomberos de guardia (uno más que durante el resto del año). A ellos se une un efectivo más en el turno de mañana y otro en el de tarde, es decir, de 9:00 horas a 21:00 horas el equipo estará formado por 8 bomberos como mínimo.

A este equipo hay que añadir otros 5 profesionales en guardia localizada mediante teléfono que están a disposición de cualquier servicio que requiera de su intervención.

En esta época del año se ponen en funcionamiento distintas máquinas y herramientas específicas, camiones y vehículos todo terreno con los que acceder a las zonas donde se localice el siniestro. En concreto, el Servicio de Extinción de Incendios del Ayuntamiento cuenta con los vehículos: T1 bomba rural pesada todo terreno, T2 bomba rural pesada todo terreno, UL un vehículo ligero todo terreno con equipo de alta presión, N1 una bomba nodriza con 9.000 litros de agua, distintas bombas urbanas ligeras y pesadas de apoyo, y motobombas para el abastecimiento incorporadas en los camiones.

La lucha contra los incendios forestales comienza evitándolos por eso el Ayuntamiento recuerda que está totalmente prohibido hacer fuego en los espacios públicos, sin autorización previa, una prohibición que se extiende a barbacoas, paellas o cualquier tipo de comida campestre que requiera el uso del fuego. Y si se hacen barbacoas en el patio de casa hay que tener en cuenta el entorno: patios de vecinos, tierras de labranza, pastos o zonas forestas en las proximidades.

Además, para evitar riesgos innecesarios se aconseja que la estructura de la barbacoa, de obra o metálica, esté en buen estado, que tenga tres paredes cerradas, que el perímetro se riegue previamente y esté libre de combustible, y que haya siempre una persona vigilando la combustión por si salta una chispa o pavesa.

Igualmente está prohibida la quema de restos al aire libre en terrenos urbanos, urbanizables o rústicos, y la celebración de rallies y cualquier prueba deportiva o espectáculo que impliquen el uso de vehículos a motor en pistas forestales.

Por último recordar que también está prohibido el lanzamiento de tracas, fuegos artificiales y otras actividades pirotécnicas sin la autorización pertinente.

 

Precauciones en caso de incendio

Si a pesar de todo, se produce el incendio hay que tener en cuenta que cuando éste sea de pequeñas dimensiones se puedeintentar apagar con ramas o rastrillos. Si las llamas se extienden la mejor forma de sofocarlo es mediante cortafuegos o zanjas para eliminar la cubierta vegetal.

En todo caso, cuando se detecte un incendio se debe llamar al servicio de emergencias, es decir, marcar el 112 o el 921 42 22 22. En estas situaciones se aconseja no salir corriendo de forma alocada, no huir del fuego ladera arriba, vigilar la dirección del viento, y respirar siempre con un pañuelo húmedo tapando la boca y la nariz.

Todos los detalles, recomendaciones y sugerencias los pueden encontrar en la web municipal.