El Alcalde segoviano Pedro Arahuetes no puede esconder su felicidad y satisfacción porque no una, sino dos sentencias avalan la versión que siempre ha defendido el Ayuntamiento en el llamado caso Evisego, una emitida en Segovia y otra emitida en Bilbao

Así, y según ha revelado Arahuetes, el Juzgado de 1º Instancia nº 3 de Segovia ha hecho pública la sentencia del juicio y en ella da la razón al consistorio y achaca la duplicidad en los pagos a la empresa constructora Urazca a una equivocación del banco, tramitador de dichos pagos. En total,  el Ayuntamiento abonó  3,5 millones de euros, la mita de ellos, pagados por error

Recordemos que la polémica saltó en julio de 2008, cuando el PP  desveló el misterioso doble pago que el consistorio había realizado a la empresa constructora Urazca, contratado por EVISEGO para edificar 55 viviendas municipales para jóvenes en la zona de La Albuera. Desde el primer momento, el Alcalde defendió que ese duplicidad se debía a un error de la entidad bancaria tramitadora (Banco Santander) y nunca a una mala gestión o a un caso de corrupción.

Posteriormente, dicha empresa, se declaró en concurso de acreedores y de los 1,7 millones que debía devolver a EVISEGO, dejó 311.000 sin pagar. El consistorio llegó entonces a un acuerdo con el Banco Santander para que éste abonara esa diferencia, puesto que el error inicial había sido su responsabilidad.

Sin embargo, y según ha explicado el Alcalde, otras 5 empresas a las que Urazca debía dinero reclamaron en el juzgado al Ayuntamiento de Segovia la cantidad abonada por segunda vez y con ella poder  cobrarse dichas deudas, o al menos una parte de ellas. La sentencia hecha pública hoy libra al Ayuntamiento de esta responsabilidad y vuelve a reiterar que el doble pago fue culpa del banco.

El consistorio consigue así no sólo recuperar en su totalidad ese segundo pago indebidamente tramitado sino alejar los fantasmas de una mala actuación por parte de la empresa municipal del suelo y la vivienda de Segovia (EVISEGO).

La otra parte, condenada a pagar las costas del juicio, podría recurrir la sentencia, aunque Arahuetes se ha mostrado confiado en que esto no ocurra. «A mí me extrañaría mucho que lo recurriese porque la sentencia del juzgado de Segovia deja muy claro que el Ayuntamiento no es en absoluto responsable de nada», ha explicado.

A su vez, otra sentencia, emitida el pasado septiembre en los juzgados de Bilbao, ha refutado la versión del consistorio.