Los segovianos deben estar tranquilos. El agua que llega a sus domicilios es apta para el consumo, a pesar del color y turbidez que presenta desde hace unos días.

La causa de este aspecto es el nivel de agua que almacena el Pontón Alto. El embalse cuenta con varias tomas de captación, instaladas junto al muro de la presa y a diferentes niveles de profundidad, activándose siempre la más próxima a la superficie. La sequía ha obligado a la Confederación Hidrográfica del Duero a cambiar la toma de captación. La actual (toma 2) se encuentra a 12 metros de profundidad respecto a la superficie del agua, donde la turbidez y el color de la capa correspondiente son muy distintas.

El agua se conduce hasta la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) donde es tratada reduciendo el color y la turbidez al máximo posible. Una vez finalizado el proceso el agua puede ser perfectamente consumida por la población a pesar de no presentar su habitual aspecto incoloro.

 

Controles de calidad

El Ayuntamiento y el Servicio de Sanidad de la Junta de Castilla y León realizan controles varias veces al día, en grifos y fuentes de la ciudad, por lo que si en algún momento la calidad del agua no permitiera su consumo se avisaría inmediatamente a la población, algo que, de momento, no ha ocurrido por lo que a pesar de su aspecto (color y turbidez) el agua es apta para el consumo.

Esta situación se puede mantener hasta que vuelvan las lluvias y el nivel de agua almacenado en el Pantano del Pontón Alto suba, permitiendo que la toma 1 del embalse quede sumergida; o hasta que, debido a la falta de agua, la toma 2 vaya quedando más cerca de la superficie del agua (siempre de mejor calidad por los efectos del sol y al no estar afectada por la decantación de los sedimentos de las capas superiores).

En caso de que llueva, pero siga activa la toma 2, también es posible que mejore el aspecto del agua, al mezclarse, la acumulada con el de lluvia reciente.

En cualquier caso y ante la inquietud surgida entre los ciudadanos, el Ayuntamiento insiste en que no hay motivo para la preocupación, que el agua es Apta para el Consumo y que existe un estricto control de su calidad.