Por segundo año consecutivo, la institución cameral entregó los galardones que llevan el nombre del distintivo con que se clasificaban los prestigiosos paños que se elaboraban en la ciudad, en un acto celebrado en la Casa de las Flores del Palacio Real de La Granja.

A la ceremonia acudieron diversas autoridades, entre otras el el jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, el teniente general Fulgencio Coll; o la viceconsejera de Economía de la Junta, Begoña Hernández. Ambos entregaron dos de los cuatro premios concedidos por la Cámara, que este año han correspondido a Destilerías Dyc (Premio Sello Real de Paños a la Excelencia Empresarial), al Mesón de Cándido (Premio Sello Real de Paños a la Empresa Centenaria), a Jamones Segovia (Premio Sello Real de Paños a la Empresa Exportadora) y al Patronato del Alcázar de Segovia (Premio Sello Real de Paños a la labor realizada por Segovia)

El objetivo de estos premios es el reconocimiento público de las empresas, instituciones, corporaciones, fundaciones, organismos o de personas, que hayan destacado en la promoción, ejercicio de actividades empresariales o proyectos y actuaciones llevados a cabo en favor de las empresas de Segovia o en la difusión del nombre de Segovia.

Con la creación del Premio Sello Real de Paños, refundiendo en un nuevo concepto las medallas y distinciones que tradicionalmente la Cámara venía dispensando, se pretende retomar ese simbolismo de excelencia que representa la pañería segoviana.

 

Necesidades

En su discurso, el presidente de la Cámara, Jesús Postigo, hizo un llamamiento para dotar a Segovia de infraestructuras que permitan un mayor dinamismo económico, en especial un Palacio de Congresos.

Tras recordar que la Cámara impulsó un proyecto en el complejo Segovia 21, dijo que se descartó al ver que lo lideraba luego el Ayuntamiento y la administración central con la puesta en marcha del Círculo de las Artes y la Tecnología (CAT). Según dijo, “a los empresarios tanto nos da quién lo construya o quien lo lidere, en la medida en que lo haga bien y pronto; pero el palacio es algo urgente, prioritario y que Segovia está perdiendo mucho dinero por el retraso de este equipamiento”.

También hizo un llamamiento a que se solucionen los problemas de agua en la provincia. “En años de sequía como el que nos afecta, es lacerante y su no-resolución amenaza con una sequía permanente para nuestra tierra y que mediatiza nuestro futuro”.

Postigo también apoyó la candidatura de Madrid a las olimpiadas de 2016. “Segovia puede y debe aprovechar esa cita para internacionalizarse”, dijo. A la vez citó como necesaria también una nueva infraestructura ‘La Arena de Segovia’, que iría en la plaza de toros, de la que dijo que está “absolutamente infrautilizada”. “Disponer de tamaño coso y aprovecharlo dos tardes al año es poco racional; en su lugar, y sin alterar su particular fisonomía y potenciándola creativamente, hemos de convertirla en un nuevo icono urbanístico de la ciudad, dotándola de los últimos avances para convertirla en sede de todo tipo de eventos”, sugirió.