El número de casos de acoso escolar e intimidación (bullyng), se redujo a la mitad en Castilla y León durante el curso 2009-2010, al pasar de los 34 confirmados en 2008-2009, a los 17. Así lo destaca el viceconsejero de Educación Escolar, Fernando Sánchez-Pascuala, que ha presentado el informe del Observatorio de Convivencia Escolar de Castilla y León y que ha dicho que aunque es una “alegría” el descenso de casos de ‘bullyng’, su postura sigue siendo de “tolerancia cero”, ya que ninguna incidencia de este tipo es “aceptable” en un sistema educativo moderno.

Sánchez-Pascuala ha precisado que durante el curso pasado se analizaron 174 posibles casos de ‘bullyng’, frente a los 168 del anterior. Asimismo, ha dicho que del total de casos confirmados, cuatro fueron de ‘ciberacoso’, frente a los siete del curso anterior, de los que tres los sufrieron profesores y uno alumnado. En este sentido, remarca que ningún caso se produjo desde equipos de los centros, así como la página web puesta en marcha por la Junta en la materia a principios de año, que ya ha registrado más de 500.000 descargas.

Durante el curso 2009-2010 se contabilizaron un total de 30.813 incidencias, frente a las 31.958 del anterior. El 80,85 por ciento de las incidencias estuvieron relacionadas con la disrupción escolar, el 11,13 por ciento se produjo entre el alumnado, y el 2,83 por ciento se dio entre estudiantes y profesores (872, incluyendo agresiones verbales o físicas, estás últimas sólo cuatro). Asimismo, un 3,2 por ciento estuvo relacionado con el destrozo y robo de materiales, y un 1,37 por ciento, con la falta extrema de interacción de alumnos, con un especial seguimiento por si su aislamiento pudiera deberse a una situación de acoso o a un problema psicológico.

Las cifras globales del informe constatan que 659 centros, el 58,79 por ciento del total, registraron incidencias, cantidad muy similar a la del curso anterior, con 654 y un 58,81 por ciento. De estos centros, el 54,42 por ciento (610), contabilizaron menos de cinco alumnos con incidencias, el 41,03 por ciento (460), entre cinco y 49, y sólo el 4,55 por ciento (51), 50 o más.

Asimismo, 339.780 alumnos, el 97,08 por ciento del total, no provocó ninguna incidencia; 10.235, un 2,92 por ciento, estuvo implicado en alguna; 3.803, el 1,09 por ciento, tuvo un comportamiento reincidente, y 1.761, un 0,5 por ciento, multirreincidente, cifras muy similares a las del año anterior.

Al respecto, Sánchez-Pascuala remarca la “estabilidad” de unos datos que analizan para mejorar, y la “normalidad” que reina en los centros escolares de la Comunidad, donde los alumnos están “tremendamente implicados” en las acciones de convivencia, y los 40.000 profesores en las de corrección de los malos comportamiento a través de los planes de convivencia. El viceconsejero de Educación Escolar agrega que la mayor parte de los alumnos son “correctos” y tienen un “comportamiento conveniente”.

Actividades

Fernando Sánchez-Pascuala resalta que esta “normalidad” tiene su origen en las acciones a favor de la convivencia en los centros. Concreta que en el curso de análisis se desarrollaron 4.396 reuniones sobre estos temas en los colegios, y 5.867 actividades de convivencia, con 1.586 proyectos de trabajo global.

Resaltó además que los coordinadores de convivencia coordinaron directamente tres de cada diez actividades que se desarrollaron, el alumnado participó en ocho de cada diez de las mismas y coordinó una. Además, el profesorado participó en seis de cada diez actividades, y las familias en dos de cada diez, y coordinó una de cada decena.