El 56,9 por ciento de los castellanos y leoneses considera que, desde que empezó la crisis, en las ofertas de trabajo de las empresas se demandan más conocimientos y experiencia de la que requiere realmente el empleo a desempeñar. Frente a ellos, un 33,8 por ciento cree que todos estos requisitos están aumentando debido a que hora se buscan profesionales más polivalentes y por tanto está justificado este incremento de exigencias. Estos datos recogidos por la Agencia Ical y que se desprenden de la ‘I Encuesta Adecco Professional’ realizada entre 2.018 españoles de entre 18 y 65 años que se encuentran en búsqueda activa de empleo, 250 de ellos de Castilla y León.

Para la directora de Servicio de Adecco Professional, Susana Sosa, el mercado de trabajo ha cambiado drásticamente en los últimos años. “Antes de la crisis, en algunos sectores y zonas geográficas, la situación era completamente contraria a la actual, prácticamente estábamos en una situación de pleno empleo. Ahora la situación es completamente distinta, la contratación de un profesional cualificado es muy meditada y no sólo quieren evaluar que se trata del mejor profesional para el puesto en este momento, sino que también lo será en un futuro para la organización. De ahí que sean exigentes con los profesionales que seleccionan”, aseguró.

El 93,1 por ciento de los encuestados en la Comunidad considera que hoy en día para las empresas tan importantes son los conocimientos y trayectoria profesional de los futuros empleados como las competencias y habilidades personales que sean capaces de aportar y desarrollar. Sin embargo, el 46,9 por ciento de ellos matiza que esto depende del puesto de trabajo al que se quiera optar. Por último, el 6,9 por ciento opina que estas competencias son secundarias y que es la formación y la experiencia lo que realmente se valora.

Otro tanto ocurre con la actitud que la persona en búsqueda de empleo muestra en la entrevista de trabajo. Casi la mitad de los consultados (47,7 por ciento) considera que en la entrevista personal se valora también la actitud del candidato aunque es necesario cumplir previamente con los requisitos de formación y experiencia requeridos. El 41,5 por ciento piensa que la actitud influye positivamente en el encuentro, independientemente del currículo que presente el entrevistado.

En el mismo estudio también se destaca que el 92,3 por ciento de los castellanos y leoneses cree que con la crisis se han aumentado las exigencias formativas que las empresas demandan a los aspirantes a un empleo. Impresión ligeramente superior a la media nacional, donde así lo cree el 90 por ciento.