Ecologistas en Acción de Segovia se ha dirigido al presidente de la Diputación de Segovia, Francisco Vázquez, y al alcalde de Palazuelos de Eresma, Jesús Nieto, para pedirles una «drástica» disminución de la iluminación nocturna en el recinto de Segovia 21. Tal y como ha señalado la organización, «en la actualidad este espacio es iluminado por unas 150 farolas, a pesar de que el tránsito nocturno por sus viales es prácticamente inexistente».

El recinto cuenta únicamente con un edificio de oficinas, un hotel en construcción «paralizado» y un edificio de viviendas semivacío y muchos de los viales iluminados no conducen a ninguna parte, pero aún así «se iluminan intensamente cada noche, lo que constituye un despilfarro de energía y un gasto económico absolutamente innecesarios», según han apuntado fuentes de Ecologistas en Acción. Además, «tampoco puede justificase esa intensa iluminación argumentando motivos de seguridad, ya que el recinto está siendo ya superprotegido. Se encuentra totalmente vallado y cuenta con un solo acceso que posee un puesto de control vigilado».

Desde Ecologistas en Acción se estima que con apenas una quinta parte de las farolas ahora en funcionamiento se puede asegurar la seguridad en el complejo. La reducción de la iluminación permitiría sustanciales ahorros económicos que pueden servir para dar algún servicio útil a los ciudadanos.

Según Alejandro Sánchez de Miguel, investigador de la Universidad Complutense, España tiene el récord europeo en consumo energético por habitante en alumbrado público, con 114-118 kwh/año por ciudadano, frente a los 77-90 de Francia o los 43-48 de Alemania. Casos como el que nos ocupa ayudan a entender estas cifras sorprendentes.