Un total de seis consejeros generales, representantes del grupo de empleados, del Consejo General de Caja Segovia han presentado la renuncia a formar parte del órgano de la Caja en una carta remitida al actual presidente, Atilano Soto, en la que señalan como principales motivos del cese de su actividad, la realidad actual de Caja Segovia, el duro proceso de integración, las prejubilaciones del Equipo Directivo y los acuerdos del Consejo de Administración y los compromisos de D.Enrique Quintanilla. Así lo manifiestan en el escrito, que también ha dirigido a los medios de comunicación.

Estos seis consejeros, Carlos M. Rubio Casado, Luisa García López, José C. Encinas Alfocea, José M. García Rosuero Marqués, Mª Isabel Guerras Casilla y Rocío Carabias de Santos, se suman a los que ya presentaron su renuncia el pasdo 25 de noviembre, Fidel García y Dolores Romero; todos ellos pertenecientes al Sindicato de Empleados de Cajas (SEC-CIC).

Los remitentes, señalan que en la actualidad y con la cesión de todos los activos y pasivos a favor del Banco Financiero y de Ahorro y a Bankia; Caja Segovia ‘ha dejado de existir y por tanto las funciones para las que fuimos elegidos’. Además, respecto al futuro de la entidad han manifestado su oposición a que se mantengan el mismo número de miembros en el Consejo ‘cuando lo único que se va a gestionar es la Obra Social’.

‘Manuel Escribano siempre señalaba que el mayor activo de la Caja éramos sus empleados’, critican señalando que en la actualidad se enfrentan a continuos cierres de oficinas y a pérdidas de empleos.

Asímismo manifiestan que, aunque no dudan de su legalidad, no pueden aceptar que mientras los empleados se ven sometidos a un ERE, los miembros del Equipo Directivo se prejubilen con unas condiciones diferentes. “Nos parece inmoral, en especial, si tenemos en cuenta la situación económica de este año”, añaden.

Por otro lado, critican que Bankia se haya saltado el acuerdo con el representante de Caja Segovia en el proceso de fusión que aprobaba un plan de jubilaciones a través de los llamados ‘contratos de relevo’.

Para finalizar solicitan a Atilano Soto que se adopten, desde Bankia, medidas necesarias que garanticen la contratación para que los empleados puedan competir en igualdad de oportunidades con el resto de la plantilla de la nueva entidad.