Segovia pierde 19 habitantes, quedando su población final en 159.688 habitantes. La provincia perdió en migraciones a 272 personas, siendo 83 de éstos los que abandonaron la provincia para ubicar su residencia en otra.

Castilla y León pierde habitantes en el último año. 7.739 personas abandonaron la comunidad autónoma, un –0,3% menos, cifra que contrasta con la evolución registrada en España, donde creció en casi 164.00 personas, un 0,3% más. La Comunidad se estanca en 2,49 millones frente al conjunto nacional que se sitúa en 46,1 millones.

Según los datos recogidos por el INE, sólo Valladolid consiguió repuntar la población. Aumentando 786 personas, un 0,14%, teniendo una población total de 525.660 personas. La provincia castellano leonesa que experimentó peor resultado fue Burgos, donde desaparecieron de su censo 2.281 personas, el 0,62 por ciento menos que el 1 de enero de 2010, hasta un total de 361.609.

Siguiendo a Burgos se encuentran Zamora y León, con 1.554 y 1.510 habitantes menos, respectivamente -0,8 y -0,3 por ciento, con lo que registran un censo de 190.857 y 480.309 habitantes. A continuación, la provincia que más perdió fue Salamanca, con 1.226 personas menos  con un -0,76 por ciento, hasta las 344.483; seguida de Palencia, con 978 menos, -0,57 por ciento, hasta alcanzar las 168.376; Ávila, con 658 menos, -0,39 por ciento) con 167.783; Soria, con 299 menos, -0,32%, y 92.655 personas; y Segovia, que únicamente perdió a 19 habitantes, 0,01 por ciento, y se queda en 159.688.

La natalidad y mortalidad en el punto de mira

En Castilla y León nacieron 20.110 niños en 2010, una cifra ligeramente inferior a los 20.648 del año anterior, mientras que fallecieron 27.332 personas, también por debajo de lo registrado el año precedente con 27.604. Por el contrario, en España nacieron muchos menos en 2010, 497.365 frente a 509.137 personas, y fallecieron 395.612, igual que en 2009.

Por provincias, sólo nacieron más niños que en 2009 en Ávila, aunque la diferencia fue prácticamente inapreciable, 1.432 frente a 1.450. En el resto se registraron menos nacimientos en 2010. La edad media para la maternidad varió entre los 31 años de la propia provincia abulense y los 32,12 de Palencia. Ello también está relacionado con la esperanza de vida, que aumentó en las nueve provincias entre 2009 y 2010, con valores que oscilaron entre los 78,48 años de Palencia, la más baja de la región, y los 80,58 de Soria, donde más años viven de media.

En cuanto al número de muertes, el año pasado sólo fue mayor en Salamanca y Valladolid, aunque de forma muy ligera. Las otras siete provincias, aunque por debajo de 2009, se mantuvieron con números muy similares.

Las migraciones

Por lo que respecto al saldo migratorio exterior de Castilla y León experimentó una evolución positiva el pasado año de 2.474 personas, ya que llegaron a la Comunidad 14.485 personas del extranjero y se fueron 12.011. Por provincias, el saldo solo fue negativo en Burgos  y positivo en León , Valladolid  Ávila, Zamora, Segovia (que perdió 272), Palencia (255), Salamanca (209) y Soria (136 habitantes más).

Para concluir, en la Comunidad se registraron el año pasado 37.845 salidas hacia otras regiones, por 34.854 llegadas, lo que constituyó un saldo negativo de 2.991 personas, 962 de ellas hombres y 2.023 mujeres. Asimismo, el saldo migratorio interprovincial fue negativo en las nueve provincias de Castilla y León, si bien destacó la pérdida de población en este sentido de Ávila, donde 4.823 personas optaron por ubicar su residencia en otra provincia, con lo que el saldo es de -629. Le siguen Burgos, con 585 menos, Zamora, con una pérdida de 454, Palencia, 395, Salamanca, 358, Valladolid, con 241 habitante menos por migración entre provincias, León, con 166, y Segovia y Soria, que perdieron 83 y 81 habitantes, respectivamente.