Efectivos de la Guardia Civil pertenecientes al Puesto de Navafría (Segovia) detuvieron a dos varones, como presuntos autores de doce robos con fuerza ocurridos en sendas viviendas de las localidades segovianas de Tenzuela, Pelayos y Navafría. Los detenidos, ambos de nacionalidad rumana, responden a las siglas G.P., de 25 años, y C.C.G., de 29, y son vecinos de Madrid. Según informaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Segovia, no se descarta la participación en estos hechos de más personas y nuevas detenciones.

Entre los efectos recuperados se encuentran una motobomba de agua, diez radiadores, una escopeta de caza y 25 cartuchos, una carabina de aire comprimido, una balanza de precisión, dos televisores de plasma, una videoconsola, tres teléfonos inalámbricos, material de acampada como mochilas, sacos de dormir y una tienda de campaña, así comouna desbrozadora, un cortacésped o varias botellas de licor.

La investigación se inició tras conocerse algunos robos producidos este verano, en viviendas de las citadas localidades, especialmente en casas situadas en una zona aislada de Navafría, por lo que la Guardia Civil reforzó en estas poblaciones el “Plan permanente de lucha contra hechos delictivos”, que la Comandancia de Segovia tiene establecido para toda la provincia.

Como resultado de este refuerzo, a las 5.30 horas del pasado día 2, una patrulla del Puesto de Navafría detecto a dos vehículos circulando por la denominada como ‘Carretera del Chorro’, zona próxima a la mayor parte de las casas objeto de robo, procediendo seguidamente a dar el alto a los mismos que reaccionaron con una maniobra evasiva, dándose la vuelta y emprendiendo la huída a gran velocidad, incluso con las luces apagadas.

La Patrulla inició la persecución activando el apoyo a través de la Central COS, del resto del operativo integrado por patrullas de los Puestos de San Ildefonso, Segovia, Las Navas de Riofrío, y un Equipo de Policía Judicial, consiguiendo finalmente la interceptación de ambos vehículos. Cada vehículo iba ocupado sólo por su conductor. Tras ser identificados, se localizaron en los mismos herramientas susceptibles de ser utilizadas para la comisión de este tipo de hechos delictivos, así como objetos que posteriormente se pudo acreditar que procedían de estos robos.

Tras una inspección detallada de las viviendas próximas a la zona donde fueron interceptados por primera vez, se pudo comprobar cómo tres de ellas presentaban signos evidentes de haber sido forzadas, localizando en los jardines de las viviendas: radiadores, electrodomésticos y herramientas que habían sido sacadas de estas y estaban preparados para ser transportados.

Por estos hechos la Guardia Civil detuvo a los dos ocupantes de los vehículos – a los que le constan numerosos antecedentes por delitos contra el patrimonio – como supuestos autores de al menos doce robos con fuerza en las cosas, siendo puestos -junto con las diligencias instruidas, vehículos y objetos recuperados- a disposición del Juez del Juzgado de Instrucción de Guardia, decretando su Señoría el ingreso en prisión de ambos.