El presidente Derecho a Vivir (DAV), Ignacio Arsuaga Rato, aseguró hoy que cada día mueren es España más de 300 niños y niñas como consecuencia de los abortos y criticó que a través de la ley socialista del 2010 se quiera acabar “con la vida de un ser humano pequeño, desprotegido e inocente”.

Durante la celebración del I Congreso DAV celebrado en Segovia, Arsuaga instó al Gobierno a aprobar lo más rápido posible su anteproyecto de la reforma de la ley del aborto y pidió que se establezca como “fundamental” el derecho a la vida que se recoge en la Constitución. Además solicitó la desaparición del conocido como aborto genésico que contempla la interrupción del embarazo ante algún tipo de discapacidad así como la del supuesto de riesgo de salud psíquica para la madre.

La cita, que contó con la participación de la diputada del PP por Segovia, Beatriz Escudero, animó al Gobierno central a apoyar la continuación de los embarazos en las mujeres porque, según señaló Arsuaga, “es la solución más digna” para la madre y para los recién concebidos.

Antes de concluir el presidente de DAV criticó a los “radicales abortistas” concentrados ante la puerta del Hotel Cándido donde se organizó la jornada y lamentó la actitud de diputados socialistas y de IU que “no respetaron” el turno de palabra de Escudero durante su intervención para apoyar la reforma de la ley el aborto en el Congreso de los Diputados. “No quieren diálogo, sino callar las voces de los que defendemos el derecho a la vida”, concluyó.