Entre aplausos, saludos, sonrisas y vítores, la  vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha visitado las obras de remodelación de José Zorrilla y ha animado al Ayuntamiento de Segovia a “seguir recuperando espacio público para los ciudadanos” y a aprovechar los nuevos recursos del nuevo Fondo Estatal de Inversión Local. Como si de una actriz se tratara, cientos de segovianos saludaron a la politica desde las ventanas, también a pie de calle, donde estuvo arropada por la multitud.

De la Vega, quien fuera diputada por Segovia durante cuatro años, insisitó hoy la remodelada calle José Zorrilla de Segovia, en la que el Ayuntamiento invirtió más de cuatro millones de euros procedentes del Plan E, la obra más importante que se ha acometido con estos recursos. Fernández de la Vega, que recorrió toda la calle rodeada de centenares de ciudadanos a los que tuvo ocasión de saludar, afirmó que “el compromiso y la confianza son el secreto de la historia de la mejora de esta calle”, una nueva “arteria de vida y progreso para Segovia”.

María Teresa Fernández de la Vega, que estuvo acompañada por el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, y el delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo, entre otras autoridades locales, agradeció el esfuerzo de los vecinos y comerciantes de la calle José Zorrilla, que han esperado cerca de diez años a su reforma.

Tras descubrir una placa en la plaza de Somorrostro, en el inicio de la calle José Zorrilla, y a unos 50 metros de la siguiente plaza, que lleva el nombre del escritor vallisoletano, la vicepresidenta destapó una escultura de bronce del escritor sobre un banco de piedra rosa de Sepúlveda, realizado por la empresa Bronces Romanos. La escultura se integra en el paisaje como un elemento más. En el banco se puede leer un poema del escritor que dice: “Yo no soy más que un poeta sin otro bien que mi lira, un alma al amor sujeta y un corazón que suspira”.

El alcalde de Segovia agradeció la visita de la vicepresidenta a la capital, así como a los vecinos de la calle José Zorrilla, que han “hecho posible este proyecto, con la colaboración de los comerciantes y del Gobierno de España”, dijo. “Hoy es un día grande para José Zorrilla, después de haberse ejecutado este obra en un tiempo récord”, apuntó Pedro Arahuetes.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Comerciantes de José Zorrilla (Comerzio), Roberto Manso, también agradeció a Fernández de la Vega su visita, y al Ayuntamiento por la “rapidez con que se han llevado a cabo las obras, y por la calidad de los materiales”. En su opinión, se trata de un “momento histórico” para los vecinos de la calle que han tenido mucha paciencia a la hora de esperar esta ansiada remodelación.

La calle José Zorrilla presenta nuevas y amplias aceras, nuevo mobiliario urbano (papeleras, bancos y fuentes) más moderno, cómodo y funcional, nuevas farolas de bajo consumo eléctrico y más arbolado a lo largo de la calle. En la plaza de José Zorrilla se ha instalado una nueva fuente ornamental y junto a la zona de juegos infantiles se han colocado unas pérgolas que proporcionarán sombra en los días de calor. En la plaza de Somorrostro se han plantado doce árboles que forman una galería evocando la ribera del río Clamores soterrado bajo la plaza, varias áreas de juegos infantiles y zonas de descanso. Como recuerdo de su pasado, la plaza ha recuperado el antiguo reloj y fuente del mercado de Muerte y Vida, restaurado tras ser desmotado y vuelto a montar piedra a piedra.

A lo largo de toda la calle José Zorrilla se han plantado más de 100 árboles: fresnos, tilos y arces, junto a proyectores luminosos empotrados en el suelo que dirigen un haz de luz vertical hacia las hojas. Las obras han permitido la renovación de buena parte de la red de saneamiento y abastecimiento, así como el soterramiento de contenedores en dos islas colocadas en dos puntos diferentes de la calle, con once contenedores de materia orgánica, seis de envases, dos de papel y otros dos de vidrio en total.