Junto al margen del río Eresma de la capital segoviana, en un enclave rodeado de naturaleza con vistas al Alcázar y en un edificio de estilo herreriano del siglo XVI. Estos son algunos de los ingredientes que harán que los bocados en la cafetería-restaurante de la Real Casa de Moneda de Segovia resulten exquisitos. El hostelero segoviano Ángel de la Esperanza, más conocido como ‘Lali’, comienza a configurar de la mano de la empresa ‘Eventos ASR 2010’, los detalles del establecimiento que abrirá sus puertas entre febrero y marzo del año que viene.

Como en todos los ámbitos de la situación actual por la que atraviesa el país, la crisis hace presencia en los planteamientos a la hora de emprender un negocio. Pero esta vez, para darle un vuelco a la idea negativa de la misma y para aprovechar las facilidades que, según Lali, se ofrecen en la actualidad para fomentar el emprendimiento. Con el objetivo claro de “hacer de este restaurante un punto de referencia en la ciudad y una alternativa al resto de restaurantes de Segovia”, las puertas del edificio industrial más antiguo de España se abren al paladar en un espectacular paraje natural, escogido por Fernando II para la construcción de la Casa de la Moneda.

Tras la aprobación del servicio por parte del pleno municipal el próximo 30 de noviembre, el Real Ingenio se verá ampliado con un complejo de cafetería y restaurante que incluirá tres terrazas. Junto a Lali, su hermano Juan José y Julio Reoyo, serán los encargados de gestionar este lugar que ellos mismos destacan por su tranquilidad y por la idoneidad para frecuentarlo en familia, con niños y por turistas. “Hay pocos lugares como este en Segovia”, asegura Lali para explicar que su ubicación cercana a la Alameda del Parral y el Santuario de la Virgen de la Fuencisla, harán del bar restaurante un perfecto “sitio de temporada” para los cientos de paseantes por esta zona verde.

El negocio dará trabajo a más de una decena de personas, algo que como destaca el empresario, es muy importante para Segovia “más aún dada la situación actual en la que vemos que muchas empresas y restaurantes de la ciudad están cerrando”. La puesta en marcha contará con dos plantas, una alta en la que se puede ver a través de vidrios en el suelo el recorrido del río, una baja con una barra y acceso a una de las tres terraza, así como la parte de la residencia, con tres habitaciones, cuyo uso por el momento no está decidido.

El Ingenio Chico, como se conoce al inmueble, será un espacio asequible e informal en el que poder tomarse unas cañas o unos vinos con sus respectivas tapas y en el que la gastronomía tradicional segoviana tenga un peso importante. Para este fin, el responsable de la cocina, Julio Reboyo, pondrá toda la carne en el asador al estilo del Restaurante que ya poseen en el Club de Golf de los Ángeles de San Rafael (Segovia). Entre la oferta que los restauradores ultiman se encuentra un menú gastronómico, un menú del día y uno a modo degustación.

Además gran parte del potencial del complejo, a través del que se introdujo en España la técnica de acuñación mediante rodillo, será sus tres terrazas. Una vez pase el frío segoviano que encrudece por la presencia del río, las instalaciones dispondrán de una terraza junto al cauce del Eresma, cuyo rumor hará que se convierta en un espacio “perfecto para eventos”, otra terraza ubicada en el interior junto a varias ruedas hidráulicas, y la exterior junto a una de las puertas de entrada, en la calle de La Moneda.

Tras seis años de restauración, la Real Casa de Moneda abría sus puertas el 29 de junio, fiesta patronal de la capital segoviana, en 2011. En la misma fecha y un año después, en 2012, se aprovechaba la festividad de San Pedro para dar el pistoletazo de salida al espacio museístico de la misma, que además cuenta con la instalación del Centro de Interpretación del Acueducto, como símbolo y marca de la ceca así como de la ciudad, por la importancia del agua en la capital segoviana. El año 2013 , bajo el impulso que desde Turismo de Segovia se está dando a las visitas del lugar, será la fecha en la que continúe la ampliación de un proyecto con el que los tres restauradores, intentarán dejar buen sabor de boca a todos sus visitantes.