Las puertas del colegio de la localidad segoviana de Arcones se cerraron hace casi cuarenta años por la falta de niños, situación que obligó al resto de estudiantes a trasladarse al municipio de Prádena. Desde entonces, no se han vuelto a escuchar sus voces en el interior, y sus paredes y ventanas fueron acumulando la humedad y el polvo propios del paso de los años. El comedor del edificio ha tenido que esperar todos estos años para volver a despertar y transformarse por completo, convirtiéndose en un albergue juvenil que estará disponible dentro de tres meses. 

El Ayuntamiento de la localidad segoviana ha invertido 8.000 euros, según ha señalado la alcaldesa de la localidad, Laureana Martín Rodríguez: “El presupuesto se ha destinado restaurar elementos básicos del edificio, como la instalación de puertas y ventanas aislantes, la pintura de las paredes o la incorporación de los sanitarios”. El resto de reformas que requiere el espacio, a excepción de la instalación de la caldera, a la que ayudará el Ayuntamiento, correrán a cargo del arrendatario al que se le adjudique el albergue.

El procedimiento de adjudicación se llevará a cabo a través de diferentes criterios, entre los que se encuentra la oferta económica más ventajosa. El albergue juvenil, poseerá un espacio suficientemente amplio, con capacidad para cobijar a unas dieciséis personas, y será “de categoría media, destinado principalmente a excursionistas, mochileros y gente joven”, ha apuntado la alcaldesa.

 

Un albergue juvenil, garantía de éxito en Arcones

“Se trata de un lugar con un encanto especial”, apunta la edil Laureana Martín Rodríguez quien ha añadido que “a pesar de ser un pueblo con poco más de 200 habitantes, en verano llegamos a superar los 2.000”, ya que se trata de una localidad con una amplia oferta turística que viene dada principalmente por su ubicación, a los pies del Parque Natural de Guadarrama, paraje que conformará las vistas panorámicas del albergue juvenil. Amantes de las alturas, se acercan a diario a la localidad de arcones para poner en práctica deportes como el ala-delta o el parapente.

Además, la localidad incluye varias rutas diseñadas por la propia alcaldesa de la localidad, como ‘La Ruta de las Leyendas’, en las que se hace referencia a la tradición celta de la localidad; ‘La Ruta de la Trashumancia’, ‘La Ruta de Los Templarios’, o ‘la ornitológica’. Estas ofertas turísticas garantizan “el éxito del albergue juvenil” señala Martín Rodriguez, quien además manifiesta su sentimiento de esperanza ante el resurgimiento de un lugar lleno de recuerdos.

El futuro albergue juvenil ocupará tan solo el espacio que antes estaba destinado a comedor escolar, por lo que el resto del edificio tiene importantes posibilidades para instalar otros servicios, entre los que se contempla la reforma de las casas de los maestros como “casas de turismo rural”, tal y como ha señalado la alcaldesa de la localidad. Esta iniciativa es tan solo el principio, y se conforma como un complemento de los hoteles y casas rurales ya existentes en Arcones.