Castilla y León concentrará este año 2012 el 12,5 por ciento de la inversión real del Estado, un total de 1.584,89 millones de euros, lo que la sitúa como la tercera comunidad, por detrás de Galicia y Andalucía, que más dinero recibirá para acometer sus infraestructuras. A pesar de esto, la partida destinada en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) se recorta un cinco por ciento sobre los 1.668,20 millones de euros que finalmente fueron aprobados en 2011.

Así se desprende del proyecto de ley presentado hoy en el Congreso de los Diputados por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el que se consolida el compromiso de recortar el déficit del conjunto de las administraciones hasta el 5,3 por ciento del PIB, gracias a un ajuste de 27.300 millones de euros, entre control de gastos y aumento de ingresos.

Castilla y León será la tercera comunidad autónoma que más inversiones reales del Estado reciba en 2012, un total de 1.584,89 millones de euros, el 12,5 por ciento del total. Los dos ministerios más inversores, Fomento y Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, dejarán en la comunidad este año 1.436,33 millones de euros, y el resto sumarán 148,56 millones. Sin embargo, el Estado recortará la inversión en la comunidad un cinco por ciento respecto a los 1.206 millones de euros destinados a este capítulo en 2011.

Además, Castilla y León verá reducidos un 2,6 por ciento los ingresos del Fondo de Suficiencia Global que establece el Sistema de Financiación Autonómica, al pasar de 727,89 a 708,87. De igual modo, el Fondo de Compensaciópn Interterritorial se reduce un 18 por ciento, al caer de 38,76 millones a 31,79.

En el conjunto del país, el capítulo de las inversiones reales desciende un 9,2 por ciento, con un presupuesto de 5.280,24 millones de euros. El mayor volumen de inversiones corresponde al Ministerio de Fomento, con 3.412 millones de euros, en su mayor parte destinados a infraestructuras de carreteras y ferroviarias. Las del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente alcanzan los 739,68 millones, sobre todo destinadas a infraestructuras hidráulicas.

 

Según las cuentas defendidas hoy por Montoro, las entidades del sector público estatal y fundacional invertirán en la Comunidad este año 1.040 millones de euros, lo que supone un recorte del 13,8 por ciento respecto al año anterior, cuando esta partida ascendió a 1.206,9 millones. En esta sección se encuadran las obras previstas por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), que en 2012 invertirá 80 millones de euros en la línea Valladolid-Venta de Baños-Burgos-Vitoria, entre otras obras, o de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos, Enresa, que en 2012 destinará 100 millones de euros al Sistema de Almacenamiento de la central de Garoña. Aquí aparece también la Fundación Ciudad de la Energía, que ve caer su presupuesto para el proyecto de Almacenamiento Geológico de CO2 de 609 millones de euros a 15,5.

Además, el resto de la inversión real se reparte entre los ministerios, con una partida que suma 527 millones, 95,4 millones de euros más que en las cuentas de 2011. Así, crece el gasto previsto para la Agencia de Administración Tributaria, dentro del Ministerio de Hacienda, que pasa a 10,9 millones de euros frente a los 2,5 previstos el pasado ejercicio. Sin embargo, bajan las previsiones de inversión del Ministerio de Justicia, con un partida de 1,8 millones de euros frente a los 5,1 previstos en la anterior Ley de Presupuestos. También baja notablemente, algo más de un 50 por ciento, el presupuesto del Ministerio de Interior, que pasa de 3,1 millones de euros a 1,5. El Ministerio de Educación,Cultura y Deporte invertirá de forma directa en la Comunidad 11,7 millones frente a los 9,6 de 2011.

Además, Fomento invertirá directamente un 29,7 por ciento más, hasta alcanzar la cifra de 426,8 millones de euros sobre los 329 de las cuentas de 2011; mientras que Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente pasa de 79,6 millones a 68,8 este año.

Otros mantienen partidas menores, como Defensa, con un millón de euros, Industria, Energía y Turismo, con 312.000 euros, o Economía y Competitividad, con 451.000 euros.

El presupuesto territorializado de inversiones de la Seguridad Social también disminuye un 39,4 por ciento y queda en 17,9 millones de euros.