La Junta de Castilla y León, en colaboración con los concesionarios de automoción agrupados en la Asociación de Concesionarios de Automóviles de Castilla y León (Acoacyl), ha puesto en marcha un plan de ayudas oficiales que incentivará la compra de coches eficientes. Así lo comunicó hoy el presidente de esta organización, Ángel Concejo, quien estuvo acompañado por el presidente de Faconauto (Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción), Antonio Romero-Haupold.

En concreto, Acoacyl ha firmado un acuerdo de colaboración con la Junta de Castilla y León por el que se hará cargo de la gestión de las ayudas para la adquisición de coches movidos con autogás. La cuantía de este programa asciende a 156.153 euros y cubre con 1.200 euros la compra de vehículos de masa máxima autorizada inferior a 3.500 kilogramos y emisiones inferiores a 150 gramos de CO2 por kilómetro recorrido, así como camiones con una masa superior a esos 3.500 kilos, en cuyo caso recibirán como ayuda 12.000 euros.

Acoacyl, por su parte, participa en el programa con una aportación de 50 euros por cada vehículo de autogás. Su presidente valoró la apuesta que la Junta ha vuelto a hacer por el sector de la distribución al poner en marcha estas ayudas para la compra de coches eficientes. Asimismo, Ángel Concejo destacó que su asociación sea la encargada de implementar estas nuevas ayudas puesto que “garantiza agilidad y facilita los trámites al comprador”. Además, las ayudas previstas por la Junta también incluyen a los coches híbridos, con hasta 2.300 euros, y a los eléctricos y de hidrógeno con hasta 7.000 euros.

Al respecto, el presidente de la patronal de los concesionarios explicó que Faconauto ha querido apoyar este primer gran acuerdo conseguido por Acoacyl. “El nacimiento de esta nueva asociación es clave, ya que este año el sector se enfrenta a una gran incertidumbre. Toda iniciativa que incentive la demanda será bien recibida por los concesionarios”, concluyó Romero-Haupold.