Alguien dirá: Esta chica empieza a repertirse, ¿garbanzos y espinacas otra vez? Pues sí, garbanzos y espinacas en una combinación con aires indios. Curry vegetariano de garbanzos. Es una comida un poco improvisada que hice en poco más de media hora y ha resultado ser uno de lo mejores platos del mes. Así que ahí va.

Curry vegetariano de garbanzos para 2.
– 1/2 cebolla
– Una zanahoria grande
– 1/2 paquete de espinacas congeladas
– 1/2 bote de garbanzos cocidos
– 1 patata de tamaño medio
– Un puñadito de arroz blanco cocido (grano largo, por favor)
– Pimentón (os lo avisé o no? Superversátil)
– Cayenas
– Curry
– Aceite de Oliva
– Sal

1. Hervimos las espinacas congeladas con abundante agua.

2. Mientras, picamos la cebolla y la zanahoria muy menudas.

3. Hacemos un sofrito a fuego medio con la cebolla primero (10 minutos) y la zanahoria después.

4. Mientras se cuecen las espinacas y se hace el sofrito, pelamos la patata y la partimos en cuadraditos.

5. La añadimos a la sartén.

6. Rehogamos las verduritas durante 10 minutos removiendo con frecuencia.

7. Añadimos dos cucharaditas de las de café de curry y una de pimentón. Salamos a gusto del consumidor.

8 Mezclamos bien, para que las especias se repartan por todo el sofrito de forma uniforme y añadimos también una o dos cayenas ( a gusto del consumidor, pican mucho, así que cuidado).

9. Añadimos los garbanzos (medio bote), que previamente habremos lavado bajo el chorro del agua fría (hay que dejarlos bien limpios del líquido en el que viene).

10. Freímos todo juntito durante un rato removiendo constantemente (10 minutos).

11. Añadimos las espinacas ya escurridas y las mezclamos con el resto de ingredientes. Añadimos también el puñadito de arroz blanco cocido.

12. Añadimos medio vaso de agua y dejamos cocer a fuego medio hasta que el agua se haya evaporado (10 minutos, más o menos) para que la patata estén blanda.

¡Y listo para comer!

Delicioso como primer plato.

¡Ay omá qué rico!