La Dirección General de Tráfico pone en marcha este lunes una nueva campaña de vigilancia y control de camiones y furgonetas que se prolongará hasta el día 18. Los agentes de la Guardia Civil harán especial incidencia en verificar las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo, peso y acondicionamiento de la carga, estado de los neumáticos y adecuado funcionamiento del alumbrado.

A su vez, también se vigilará la documentación de los vehículos, especialmente la tarjeta de transporte y la ITV, se realizarán controles de alcoholemia y se comprobará el tacógrafo, así como los requisitos especiales que debe cumplir el propio conductor o los tiempos de conducción y descanso. Desde la DGT también se señala que serán objetivo de una especial vigilancia las infracciones que puedan cometer estos vehículos en circulación: excesos de velocidad, invasión del carril contrario, no respetar preferencia de paso o no mantener la distancia de seguridad. 

Teniendo en cuenta los datos de la última campaña de control de camiones y furgonetas en Castilla y León, realizada en febrero del pasado año, la provincia en la que se produjo un mayor porcentaje de denuncias fue Valladolid, con un 40,08 por ciento del total de las pruebas realizadas, por delante de Zamora, con un 26 por ciento, mientras que la provincia que menor porcentaje presentó fue Soria con un 9,74 por ciento. Por delante de Soria se sitúa Palencia, donde el 12,32 por ciento de los controles acabó en denuncia, seguida de Burgos (16,05%), Salamanca (16,61%) y Ávila (16,99%). En León el porcentaje fue del 24,5 por ciento, mientras que en Segovia superó el 21. En el conjunto de la comunidad se impusieron 929 denuncias, el 19,59 por ciento del total de los 4.743 controles realizados.

Al mismo tiempo, desde la DGT se indica que en 2011 se produjeron en las carreteras de 566 accidentes con víctimas en los que estuvo implicado al menos un camión o furgoneta (un descenso alrededor del 8 por ciento respecto al año anterior). En dichos accidentes fallecieron 54 personas (un descenso alrededor del 24 por ciento respecto al año anterior), de las cuales 16 eran ocupantes de camión o furgoneta y 38 fueron personas que viajaban en otros vehículos o peatones..

Según un estudio sobre accidentalidad de camiones de más de 3,5 toneladas realizado por Cidaut en el año 2007, la distracción estuvo presente en el 44 por ciento de los siniestros (45 por ciento de ellas provinieron del conductor del camión), mientras que el 68 por ciento de los accidentes se registraron infracciones (20 por ciento de los camioneros implicados cometieron infracción).