¿Cómo surge el grupo? ¿Con qué objetivos partíais este viaje?

Se puede decir que el grupo surgió de la nada. Fue una de tantas cosas que haces cuando eres adolescente: un equipo de fútbol, un grupo de música… pero siempre con el único objetivo de divertirte. Al tiempo descubrimos que la cosa no se nos daba mal…

¿Teníais unas influencias claras?

Para nada. En un comienzo teníamos un cacao musical que no nos lo creíamos ni nosotros, aunque con el paso del tiempo la cosa ha cambiado bastante; dejamos atrás ese primer “grupete de colegas” que hicimos para crear Supersubmarina. Ahora sí sabemos lo que nos gusta y, lo que es más importante, somos bastante perceptivos a la hora de escuchar cosas nuevas.

¿Habéis cambiado a lo largo de los años en vuestro estilo de música? ¿Cuáles han sido los principales cambios? ¿Y a nivel personal?

Una vez asentados nuestros gustos musicales, desde el comienzo hasta hoy, nuestras composiciones han sido bastante homogéneas. Aunque hablas del paso de los años como si ya fuéramos unos viejunos (jejeje). Llevamos relativamente muy poco tiempo en este mundo, no nos ha dado tiempo a un cambio radical de estilo. A lo que si nos ha dado tiempo es a ir perfeccionando lo ofrecido en nuestros primeros directos y nuestras primeras grabaciones.

¿Pensabais esta acogida por parte del público, crítica…en general, os imaginabais este éxito?

Lo que teníamos muy claro desde un principio es que el único camino que hay para llegar a ser algo en este mundo es el del trabajo, la insistencia y el sacrificio diarios. Estamos muy, pero que muy agradecidos a toda la gente que nos apoya, que viene a vernos a nuestros conciertos y que hace posible que este proyecto sea cada vez más grande y más bonito.

Electroviral es vuestro último trabajo. ¿Por qué se llama así? ¿qué se encuentra la gente en este último disco?

Es nuestro primer larga duración. “Electroviral” hace referencia a la forma en la que hoy en día se propaga la información a través de internet; todo es muy rápido, prácticamente instantáneo y nos afecta a todos, como si de un virus eléctrico se tratara. En este disco la gente puede encontrar canciones que se salen un poco de la línea marcada por el pop-rock que se hace en España, power-pop le dicen algunos, aunque a nosotros no nos gustan las etiquetas. Son canciones con bases rítmicas muy trabajadas y guitarras muy presentes que hacen de trasfondo de una voz bastante peculiar.

¿Cómo planteasteis esta gira? ¿Qué sensación os está dejando de momento?

Somos gente a la que le gusta marcarse grandes metas, siempre dentro de la sensatez. Somos conscientes de que Electroviral es tan sólo el comienzo de nuestra andadura en este mundo tan complicado, pero el marcarnos grandes objetivos hace que estemos constantemente “en alerta”, al pie del cañón, y que no nos descuidemos ni un segundo. De momento los elogios superan a las malas críticas y estamos consiguiendo los objetivos que nos marcamos en un principio así que estamos muy contentos. Eso sí, seguimos trabajando a tope porque en cualquier momento la cosa puede cambiar. Hay que estar preparado para afrontar cualquier situación, favorable o adversa.

¿Tenéis manías antes de salir al escenario?

Cuenta la leyenda que hay un grito secreto antes de saltar al escenario… o al menos eso he oído…

¿Habíais visitado alguno Segovia? ¿Conocíais algo? ¿Os quedaréis para probar su gastronomía, visitar sus monumentos…? ¿O va a ser una de pasada rápida por trabajo?

Ya estuvimos tocando aquí una vez y fue uno de los pocos bolos en los que tuvimos tiempo para hacer algo de turismo. La verdad es que es una ciudad encantadora y, aprovechando que el concierto es en puente, quizá alguno se quede a pasarlo…

¿Qué ofrecéis en vuestras actuaciones? ¿Qué vamos a poder sentir en un directo de Supersubmarina que no encontramos escuchando el disco desde casa?

Pues sobre todo entrega y ganas de hacer que la gente disfrute. Para nosotros es el espejo en el que se refleja el trabajo que diariamente hacemos así que nos lo tomamos muy en serio.

Participasteis en “Por fin juntos por el Sahara”. Contadnos, ¿Cómo os propusieron este trabajo y cómo ha sido la experiencia con Sabrina Garciarena?

Fue una iniciativa de Cuatro y nuestra discográfica que nos sedujo desde un primer momento. El objetivo era recaudar fondos para comprar camellas para el Sahara porque por lo visto son una fuente de víveres muy grande. Nos lo pasamos muy bien grabando “Chas y aparezco a tu lado” con Sabrina. Es una muchacha muy simpática y eso hizo que la grabación resultase muy amena.

¿Qué proyectos tenéis para el futuro? ¿Cómo os veis dentro de unos años?

Pues de momento seguir con la gira “Electroviral” aunque también estamos trabjando en la composición y producción de varios de los temas que formarán parte de nuestro próximo álbum. Lo mismo pronto ofrezcamos algún avance…