La economía de Castilla y León se redujo un 3,1 por ciento el año pasado, frente al crecimiento del 1,1 por ciento estimado en 2008, a pesar de que la contracción fue más intensa en la primera mitad del año ya que en el cuarto trimestre de 2009 se contabilizó una caída del 2,6 por ciento, nueve décimas menos que entre julio y septiembre. De esta forma, el pasado ejercicio se registró un decrecimiento cinco décimas inferior respecto al conjunto de España (3,6 por ciento).

En ese sentido, la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, afirmó que la Comunidad continúa convergiendo con Europa pese a la caída del crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) autonómico, ya que en la zona euro se registró un decrecimiento del cuatro por ciento y del 4,1 por ciento de media en la Unión Europea, según los datos de Eurostat, recogidos por la Dirección General de Estadística de la Junta. Además, en 2009 se produjo una contracción de la actividad en todos los sectores, excepto en los servicios de no mercado, lo que refleja el “deterioro” de la demanda interna.

Asimismo, en la presentación de los datos de la contabilidad regional del último trimestre de 2009, Del Olmo explicó que las ramas primarias experimentaron un decrecimiento del 10,8 por ciento en 2009, en contraste con el aumento del 3,4 por ciento en 2008. Se observaron decrecimientos muy importantes en la agricultura así como un comportamiento desfavorable de la producción ganadera, debido al descenso de la producción cárnica.

La industria, en conjunto, registró un descenso del 7,6 por ciento durante 2009, superior al decrecimiento del 2,2 por ciento del año anterior. Tanto las ramas manufactureras como las energéticas mostraron un comportamiento contractivo, estimado en el 5,7 y el 15,9 por ciento, respectivamente. Las ramas de textil, confección, cuero y calzado, caucho y materias plásticas, metalurgia y productos metálicos, industrias extractivas y la de producción y distribución de energía eléctrica, gas y agua fueron las que registraron los descensos más intensos.

El sector de la construcción mostró un retroceso del 7,6 por ciento de media en 2009, superior al experimentado en 2008 (tres por ciento), ya que la edificación residencial registró la caída más intensa, parcialmente “contrarrestada” por la evolución de la edificación no residencial y la obra civil. Las actividades de los servicios registraron un descenso del 0,5 por ciento frente al crecimiento del 2,7 de 2008, debido a la desaceleración de los servicios no de mercado.

 

Demanda

Respecto a la demanda, el decrecimiento del PIB en 2009 se debe, según la Consejería de Hacienda, a la contracción de la demanda interna, que restó 3,9 puntos al crecimiento del PIB, frente a la contribución positiva de 0,6 puntos en 2008. Por su parte, el sector exterior aporta 0,8 puntos al crecimiento del PIB en 2009, dos décimas más que en el ejercicio anterior, por la caída más “intensa” de las importaciones, por lo que dejó un superávit de la balanza comercial.

El consumo descendió un 1,9 por ciento, frente al aumento del 1,4 por ciento en 2008, aunque entre los hogares redujeron la caída fue del 2,8 por ciento en 2009, frente al aumento del 0,6 en 2008. En cuanto a las administraciones públicas desaceleraron su crecimiento un 1,5 por ciento de media en 2009 (frente al cuatro por ciento en 2008). La formación bruta de capital decreció un 10,2 por ciento ya que su primer componente, la formación bruta de capital fijo, descendió un 10,3 por ciento, intensificando la caída observada en 2008 (-2,2 por ciento). Así, se redujeron las inversiones tanto en bienes de equipo como en la construcción. La variación de existencias tuvo un efecto neutro sobre el crecimiento del PIB.

 

Evolución del empleo

En cuanto a la evolución del empleo, medido en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, se comportó “en consonancia” con la contracción de la actividad productiva, reduciéndose un 4,4 por ciento en el conjunto del año. Este descenso es superior al descenso observado en 2008 (-0,3 por ciento). La rebaja se registró en todos los sectores, excepto en los servicios no de mercado, y de forma más intensa en la construcción (-13,6) y en el sector primario (-10,7). En los servicios de mercado los puestos de trabajo se redujeron un tres por ciento y en la industria un 4,8 por ciento.

 

Modernización y convergencia

La consejera de Hacienda destacó que por primera vez Castilla y León se sitúa por encima de la UE en términos de poder de compra, en concreto, el porcentaje de convergencia es del 101,4 por ciento y la renta per capita anual de 25.300 euros. También, señaló que es la cuarta comunidad autónomas que más se ha acercado a la media de la UE en el periodo comprendido entre los años 2000 y 2007.

Al respecto, Del Olmo remarcó que el incremento del peso del sector servicios, que representa ya el 67,8 por ciento, denota que se está “modernizando a pasos muy rápidos”. Añadió que la estructura de la Comunidad es similar al del resto de autonomías españolas y, precisó, que la industria es responsable del 17,7 por ciento del PIB, el sector primario del 4,8 por ciento y la construcción del 7,9 por ciento, aunque continúa reduciendo su participación en la economía autonómica

 

Moderación de la caída

Además, en el cuarto trimestre de 2009, la economía de Castilla y León registró un decrecimiento interanual del 2,6 por ciento , nueve décimas menos que en el trimestre anterior, lo que mantiene la continuidad de la moderación del ritmo contractivo de la actividad económica. La contracción se produjo en todos los sectores productivos, a excepción de los servicios no de mercado. Fue del 12 por ciento en el sector primario, del 5,9 por ciento en la industria, del siete por ciento en la construcción y del 0,2 en el sector servicios.

La demanda interna moderó en 1,2 puntos su contribución negativa al PIB, estimada en tres puntos porcentuales. Además, el sector exterior registró una contribución positiva de 0,4 puntos al crecimiento del PIB, tres décimas menos que en el tercer trimestre. El empleo descendió un 3,7 por ciento en el cuarto trimestre del año, atenuando su caída respecto del trimestre anterior (-4,5 por ciento). Todos los sectores productivos registraron descensos del empleo, si bien en la construcción y en los servicios de mercado fueron inferiores a los observados en el tercer trimestre.

 

Atenuación en 2010

Por otra parte, la consejera de Hacienda pronosticó una “atenuación” en la caída del crecimiento económico en Castilla y León. Del Olmo, que basó su preedición en analistas internacionales de reconocido prestigio, precisó que es “muy difícil” augurar que ocurrirá este año. Sin embargo, señaló que será complicado la creación de empleo neto, según aseguró el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sino se plantean reformas estructurales.

La consejera aseguró que en España estas medidas llevan dos años de retraso porque en 2007 ya se “vieron algunos atisbos” de la crisis económica, que en 2008 se intensificó y fue todavía más dura en 2009. Por ello, añadió que el país será el único de este año no regresará a la senda del crecimiento. Además, censuró el “dinero malgastado” en políticas “discrecionales” que “no han dado resultado”. “Nunca es tarde si la dicha es buena”, dijo.