El autobús del Laboratorio de Creatividad Ciudadana impulsado por el Ayuntamiento de Segovia comenzó esta tarde su recorrido por los barrios de la capital segoviana. Con esta iniciativa se pretende recoger la perspectiva de un centenar de personas sobre la actividad cultural de la ciudad, cuya visión quedará plasmada en el documental.

‘100 miradas’ será el titulo de la primera película documental colectiva de Segovia en la que los protagonistas serán 100 ciudadanos que mostrarán cómo entienden y cómo ven la cultura.

Los interesados deberán rellenar un cuestionario sobre los motivos por los que quieren participar en el proyecto, si pertenecen a alguna asociación, la disponibilidad horaria para participar en el taller, la experiencia y los médicos técnicos con los que cuentan y, lo más importante, qué aspectos de la cultura de Segovia les gustaría reflejar.

“Lo que se va a hacer es acercar la cultura a los segovianos para que participen de manera activa en el movimiento cultural” señaló el alcalde, Pedro Arahuetes, que asistió a la primera parada del autobús que realizará un itinerario por todos los barrios de Segovia hasta el cuatro de mayo.

Otro objetivo a conseguir es, según Arahuetes, defender la idea de que “Segovia merecía ser Capital Europea de la Cultura 2016”. El edil segoviano está convencido de que la imaginación de los ciudadanos se volverá a demostrar así como que “Segovia es una ciudad muy participativa”.

Además, durante estos días se recogerán también los retazos de tela que quieran llevar los segovianos para confeccionar la ‘Alfombra de Momentos’, que también forma parte de los ‘Laboratorios de Creatividad Ciudadana’ sobre la que se sentarán en la plaza más emblemática de la ciudad, la del Azoguejo, a los pies del Acueducto, durante la inauguración de la Noche de Luna Llena el próximo 7 de julio. Esta tarde algunos ya cedieron parte de su historia como unas telas con bordados segovianos, un mandil, un echarpe o un retal “que usaba mi madre cuando era pequeño y que se encargaba de coser con un pespunte para que no se deshilachara” como declaró a Ical Claudio Vírseda, uno de los vecinos que se acercó a aportar su granito de arena a esa alfombra.