CCOO en Castilla y León denunció que el Gobierno destinará una partida presupuestaria para inversiones de 10,5 millones de euros para Correos en 2010, lo que supone un recorte del 45,5 por ciento en relación al año anterior. Por provincias, Salamanca (843.000 euros), sufrirá el mayor descenso, 78,3 por ciento, seguida por Segovia (669.000), 64,9 por ciento, Zamora (452.000), 63,3 por ciento, León (2.052.000), 52,4 por ciento, y Valladolid (1.682.000), 47,8 por ciento. Asimismo, se reducirá en Ávila (389.000), un 45,7 por ciento, y en Soria (383.000), un 40,8 por ciento. Por le contrario, aumentará en Burgos (2.096.000), un 23 por ciento, y en Palencia (2.052.000), un 10,4 por ciento.

Asimismo y siempre según los datos aportados hoy por el sindicato, el Ejecutivo central no destinará ninguna cantidad para inversiones en construcción en las provincias de Ávila, Soria y Zamora. Junto a esto, la central denuncia un recorte de plantilla en el último año de 193 personas por la falta de fondos, 163 en las ciudades y 29 en los pueblos, lo que pone en “entredicho” la prestación de un servicio universal en las zonas “donde más ejerce su papel de cohesión social y territorial”.

“Es evidente que el Gobierno está denegando al sector público la musculatura suficiente para mantener la sostenibilidad de la empresa y está certificando su muerte”, ante la trasposición de la nueva directiva postal de la UE, que supondrá una liberalización de la actividad, aseguró el secretario general del Sector Postal de la FSC de CCOO, Regino Martín Blanco.

 

Casi 60.000 kilómetros diarios

El secretario provincial del Sector Postal de la FSC de CCOO, Gonzalo Franco, precisó que en Castilla y León, Correos cuenta con 3.418 trabajadores, de los que 946 son rurales y cubren a diario 59.345 kilómetros, para atender las necesidades de los 2.200 municipios de la Comunidad. Franco aclaró que los recortes presupuestarios y de personal, afectarán directamente a la prestación de este servicio que cohesiona el territorio, en la autonomías más extensa de España.

“Castilla y León será la comunidad autónoma más afectada por el recorte presupuestario. Debemos evitar el apagón postal en Castilla y León”, dijo, para abogar por un servicio los cinco días de la semana, universal, de calidad y asequible para todos los ciudadanos castellanos y leoneses.

 

Movilizaciones

En este contexto, CCOO organizará concentraciones, manifestaciones y paros parciales de los trabajadores de Correos en la Comunidad en la semana del 23 de febrero, dentro de la campaña general de movilizaciones que impulsará a nivel nacional para que el Gobierno garantice el futuro de la empresa “más antigua de España, con 500 años de antigüedad” y su servicio universal y de calidad, ante la trasposición el año que viene de la Directiva Postal de la UE. Castilla y León será la segunda autonomía donde el sindicato pondrá en marcha las protestas, tras Galicia, para extenderse posteriormente por el resto de las comunidades autónomas, con el objetivo de culminar con un paro general del sector y una manifestación en Madrid en mayo, según explicó Martín Blanco.

El dirigente sindical apeló a un pacto de estado por un servicio postal y un operador público sostenible, y reclamó que en el proceso de liberalización se regule la competencia; que Correos sea el referente en la prestación del servicio; que el Gobierno pague lo que cuesta garantizar la universalidad del servicio (242 millones y no los 75 millones aportados en 2009); que se mantengan los niveles de inversión y que se desbloquee el convenio colectivo, tras un año medio sin negociación.